¿Por qué no debo mezclar vinagre con cloro para limpiar la casa?

Existe una gran tendencia en redes sociales sobre el uso de vinagre para la limpieza de la casa, específicamente para mantener pulcros y con brillo los azulejos de los cuartos y el baño.

Muchos videos sobre si este efecto se cumple (o no) de manera satisfactoria se encuentra en la red y no es nuestro propósito abordarlo. Lo importante ante esto es que comprenda que, pese a los consejos descritos en tal contenido, debe tener en cuenta que existen mezclas que pueden ser potencialmente peligrosas para su salud.

En este sentido, debido al amplio uso que se le está dando a este común ingrediente de cocina para la limpieza del hogar, es esencial que comprenda que, bajo ningún motivo, debe mezclar este producto con cloro.

Aunque pudiese parecer que esta mezcla podría mejorar el efecto de limpieza y desinfección, la realidad es que solo estaría poniendo en riesgo su salud, ya que el realizar la combinación, los componentes de los productos reaccionan entre sí y liberan un gas tóxico. Te explicamos con detalle a continuación.

¿Por qué no debo mezclar cloro con vinagre para limpiar?

El cloro comercial (también conocido como lavandina o lejía) está compuesto por hipoclorito de sodio. Este por sí mismo es considerado una sustancia química corrosiva, es decir, es capaz de provocar irritación o quemaduras de la piel, así como lesiones oculares tras su uso inadecuado.

Tome en cuenta que los consejos de uso correcto implican que siempre se utilice mediante diluciones, es decir, combinar una cantidad muy pequeña de cloro en agua, y nunca se recomienda mezclar con ningún otro producto de limpieza. (Lea la etiqueta de “instrucciones de uso” del producto).

Por su parte, el vinagre que utilizamos en casa está compuesto por una cantidad de ácido acético, este producto es totalmente inofensivo para su uso en la cocina. Sin embargo, cuando el vinagre se mezcla con el cloro en algún refractario con el objetivo de utilizar esta mezcla para limpiar, el hipoclorito de sodio reacciona con el ácido acético y producen un componente conocido como gas cloro, que es sumamente tóxico.

¿Cuáles son los efectos en la salud del gas cloro?

El gas cloro es un componente altamente tóxico que, al liberarse tras mezclar los productos de limpieza, entra en contacto de inmediato con nuestro organismo y puede provocar irritación en las mucosas y la piel.

Su hoja de seguridad nos indica que, tras una exposición ligera, puede provocar irritación y quemaduras graves en los ojos, piel y tracto respiratorio; congestión nasal; tos; dolor de cabeza y pecho; dificultad para respirar; náuseas y disminución de la función pulmonar.

Asimismo, se reporta que, ante exposiciones severas de este compuesto químico, se puede producir traqueobronquitis ulcerativa, edema pulmonar, falla respiratoria y muerte.

Como en todo, el daño en la salud depende de la cantidad de gas cloro a la que cada persona se expone, así como la frecuencia; exposiciones más prolongadas, durante más días y en mayor cantidad, provoca mayores efectos negativos en su salud, tanto a corto como a largo plazo.

Esto no quiere decir que una “pequeña” exposición no le hará daño, se reitera, el gas cloro es altamente tóxico y tiene la capacidad de generar efectos al contacto inmediato con él.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.