Cómo ablandar carne con fruta: El secreto mejor guardado

¿Te ha pasado que eres el encargado de hacer la carnita asada, pero no quieres usar ablandadores? Aquí tenemos la solución.

Implementar carnes rojas como fuente de proteína en la dieta del ser humano, es una práctica habitual en muchas familias del mundo.

La proteína animal ofrece una amplia variedad para elaborar deliciosos platillos, sin embargo, existen condiciones que pueden ser una experiencia desagradable para los comensales, siendo la más común que, la carne esté dura y cuente con gran cantidad de fibras, dificultando su ingesta.

Sabemos que no hay nada como degustar un buen filete de carne y este blando al masticar, así que te daremos un excelente truco para conseguir que tu proteína animal quede suave y, lo mejor de todo, sin utilizar ablandadores procesados, implementando frutas en su lugar.

¿Qué frutas sirven para ablandar la carne y cuál es la ciencia detrás de esto?

La papaya y la piña son dos frutas deliciosas que habitualmente se sirven en los desayunos. La jugosidad y acidez de la piña en conjunto con la textura y sabor dulce de la papaya, las convierten en la dupla perfecta.

Pero existen otros beneficios entorno a estos frutos que te sorprenderán y harán que te luzcas con la comida de fin de año.

Para empezar, debes de saber que la papaya y la piña contienen enzimas que permitirán ablandar la carne y separar sus fibras.

Papaya

La papaya (Carica papaya Linn), es una fruta altamente aprovechada por el humano, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), «la cáscara para dar color, la fruta para el consumo y el látex para ablandar la carne».

El látex de esta fruta, también conocido como papaína, es una enzima proteolítica que consta de 4 enzimas: Quimopapaya A y B, Papaína y Papaya peptidasa A.

La papaína puede digerir proteínas de la fibra muscular y el tejido conectivo que se encuentra en la carne, logrando una mejor calidad de la misma y a diferencia de los ablandadores químicos, este sustituto no acumula toxinas.

Piña

En tanto, la piña (Ananas comosus) contiene una enzima llamada bromelina, capaz de degradar proteína.

La bromelina es una enzima proteolítica presente en la familia Bromeliaceae a la que pertenece la piña. Esta enzima también se encuentra en los subproductos de la piña (corazón, cáscara y hojas), aunque en menor cantidad que en los tallos y frutos. «Las enzimas proteolíticas presentes en las frutas pueden degradar las proteínas miofibrilares y el colágeno de la carne y, en consecuencia, tener efectos beneficiosos sobre la terneza» de acuerdo a un estudio.

¿Cómo ablandar la carne con papaya y piña?

Papaya

Lava perfectamente tu papaya y retira la cáscara, procurando obtener largas tiras de la misma.

Una vez que obtengas todos tus cortes, forma una cama con la cáscara, dejando la parte que va adherida a la pulpa hacia arriba, garantizando que se tenga contacto con la carne; repite el proceso por la parte superior, pero, en esta ocasión la parte de la pulpa quedará hacia abajo, generando una especie de sándwich.

Si los cortes de la carne no se prestan para el acomodo, puede moler la pulpa de la papaya y verter en un contenedor, asegurándote de contar con la cantidad suficiente para la proteína animal.

Para ambos métodos, deja reposar mínimo 1 hora y escurre 10 minutos antes de cocinar, verás que el sabor no se modificará y obtendrás excelentes resultados.

Piña

En el caso de la piña, lo único que tienes que hacer es lavar perfectamente tu fruta y retirar la cáscara. Una vez que hayas realizado esto, muele la pulpa con tus especias favoritas y verte sobre un refractario junto a tu carne.

Deja reposar mínimo 1 hora y escurre 10 minutos antes de cocinar. Si no deseas que quede dulce, puedes retirar el exceso de piña y guisar tu carne de manera habitual, gozando de los grandes beneficios.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.