Luego de las imágenes, los científicos apuntan a obtener vídeos de agujeros negros

Una vista que muestra ambas fotografías. (Crédito: EHT Collaboration).

Actualmente contamos con dos imágenes reales de agujeros negros. Los agujeros negros están delimitados por el horizonte de sucesos; si alguna vez lo cruzas, no habrá marcha atrás. De hecho, no hay nada que conozcamos que pueda escapar de un agujero negro. Conseguir una imagen de este es una tarea complicadísima, es tan complicado que se predijeron hace más de un siglo para recién poder verlos.

La primicia histórica entorno a la evidencia observacional de los agujeros negros ocurrió en de abril de 2019. En ese momento los astrónomos presentaron al mundo por primera vez en la historia la imagen de un agujero negro, que se mostraba como una estructura similar a un anillo brillante con una región central oscura: la sombra del agujero negro. El retrato era del colosal agujero negro supermasivo de la galaxia M87 a 55 millones de años luz.

Este año los científicos volvieron a marchar una racha histórica al fotografiar a Sagitario A*, el agujero negro supermasivo de nuestra galaxia la Vía Láctea. Los investigadores tuvieron que desarrollar nuevas y sofisticadas herramientas que tuvieran en cuenta el movimiento del gas alrededor de Sagitario A*. Mientras que M87* era un objetivo más fácil y estable (ya que casi todas las imágenes tenían el mismo aspecto). De progreso en progreso, ahora los planes apuntan a obtener vídeos de estas bestias cósmicas.

Ya ha habido intentos de hacer una película. «Lo intentamos con los datos de 2017», dijo Katie Bouman, científica informática del Instituto Tecnológico de California, durante la conferencia de prensa de la NSF (National Science Foundation) el jueves (12 de mayo), en alusión a la corrida de observación de 2017 que produjo los datos detrás de las imágenes de ambos agujeros negros.

«Desarrollamos algoritmos que nos permitían hacer películas y los aplicamos a los datos», añadió. «Vimos que, aunque había algo interesante, los datos que tenemos actualmente no limitan lo suficiente esa película como para decir algo de lo que estemos realmente seguros».

Se sabe que los agujeros negros supermasivos de millones a miles de millones de veces la masa de nuestro Sol se encuentra en el centro de casi todas las galaxias. Sin embargo, el conocimiento sobre ellos es escaso, particularmente si pensamos en cómo evolucionaron hasta llegar a ser tan masivos. Estas imágenes y todos los datos -incluyendo vídeos- que se obtengan en el futuro, proporcionarán información sin precedentes.

«Ahora podemos estudiar las diferencias entre estos dos agujeros negros supermasivos para obtener nuevas y valiosas pistas sobre el funcionamiento de este importante proceso», explica en un comunicado el científico del EHT Keiichi Asada, del Instituto de Astronomía y Astrofísica de la Academia Sinica de Taipei. «Tenemos imágenes de dos agujeros negros -uno en el extremo grande y otro en el extremo pequeño de los agujeros negros supermasivos del Universo-, por lo que podemos ir mucho más lejos en la comprobación de cómo se comporta la gravedad en estos entornos extremos que antes».

Los vídeos de agujeros negros todavía no son posibles, la data de momento es insuficiente. Lo que podemos esperar tal vez para los próximos meses es las imágenes polarizadas de Sagitario A*, para poder ver los campos magnéticos cerca del agujero negro.

La colaboración internacional del EHT continúa. La expansión en curso de la red EHT y las importantes actualizaciones tecnológicas permitirán a los científicos compartir imágenes y películas de agujeros negros aún más impresionantes en un futuro próximo.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.