El «asteroide más peligroso en una década», previsto para golpear la Tierra en 2023, resultó ser inofensivo 

El asteroide más peligroso observado en más de una década resultó ser seguro después de todo. (Imagen: Don’t look up /Netflix)

A principios de este año el descubrimiento de un asteroide había puesto un poco tensos a los astrónomos. El 6 de enero los astrónomos del Observatorio Mount Lemmon en Arizona descubrieron un asteroide de aproximadamente 70 metros que se catalogó como el más peligroso observado en más de una década. Para su sorpresa, y alivio, los científicos ahora consideran que el riesgo de impacto es casi nulo.

Las observaciones iniciales del asteroide denominado ‘2022 AE1’ indicaron que podría impactar en la Tierra el 4 de julio de 2023. Eso suena bastante cerca, no hubiese habido tiempo suficiente para intentar desviarse y es lo suficientemente grande como para causar daños importantes en un área local en caso de que golpee.

Los astrónomos de varios observatorios diferentes realizaron observaciones de seguimiento, en la que generalmente descartan impactos futuros. Sin embargo, durante la primera semana de observación, la probabilidad de impacto pareció aumentar de manera preocupante. Para hacerlo más dramático, en la segunda semana la Luna llena eclipsó las observaciones

El asteroide recibió una de las clasificaciones más altas de década en la Escala de Palermo, una clasificación que los astrónomos utilizan para clasificar y priorizar los riesgos de impacto. Pero cuando se retomaron las observaciones notaron que la probabilidad de impacto estaba disminuyendo drásticamente.

«En enero de este año, tuvimos conocimiento de un asteroide con la clasificación más alta en la escala de Palermo que hemos visto en más de una década, llegando a -0,66», dijo en un comunicado Marco Micheli, astrónomo del NEOCC de la ESA.

De acuerdo con la ESA, los valores inferiores a -2 en la Escala de Palermo reflejan eventos sin consecuencias probables; aquellos entre -2 y 0 indican situaciones que ameritan un seguimiento cuidadoso, y los valores positivos generalmente indican situaciones que ameritan cierto nivel de preocupación.

«En mis casi diez años en la ESA nunca había visto un objeto tan arriesgado. Ha sido emocionante seguir a 2022 AE1 y afinar su trayectoria hasta que hemos tenido suficientes datos para decir con seguridad que este asteroide no chocará», dijo Micheli.

La esa explicó que, aunque algunos observadores entusiastas han seguido vigilando el asteroide, confirmando los resultados de la ESA, ahora sabemos que, a principios de julio de 2023, el asteroide 2022 AE1 pasará por delante de la Tierra a una distancia de unos diez millones de kilómetros (+/- un millón de km), más de 20 veces la distancia de la Luna.

¿Esto significa que debemos dudar de los resultados? Realmente no. Por lo general los asteroides parecen peligrosos durante las observaciones iniciales, se volverá más arriesgado y luego, de repente, se volverá completamente seguro. En el caso de un asteroide en rumbo definido de colisión, el riesgo seguiría creciendo hasta llegar al 100%. Afortunadamente, en la mayoría de los casos el riesgo de impacto acaba reduciéndose a cero.

La primera observación de un asteroide es «solo» un punto de luz en el cielo. En este punto, no está claro qué es o hacia dónde se dirige. Se necesita una segunda observación para revelar un objeto en movimiento, y al menos tres para determinar una órbita, es decir, a qué velocidad va nuestro asteroide y hacia dónde se dirige. Las observaciones posteriores afinan un poco más la órbita, reduciendo las incertidumbres hasta que podemos estar seguros de hacia dónde no irá: principalmente hacia la Tierra, se explica en un comunicado.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.