El truco definitivo para limpiar la freidora de aire y quede como nueva

El sedentarismo y la obesidad aunados a una mala alimentación, ha hecho que los índices de obesidad y sobrepeso, se disparen a nivel mundial.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), «La mayoría de la población vive en países donde el sobrepeso y la obesidad se cobran más vidas de personas que la insuficiencia ponderal».

Ante la problemática de salud pública que esto representa, se ha buscado la manera de concientizar a la población, al mismo tiempo que se buscan alternativas para preparar sus alimentos favoritos de forma más saludable.

Ejemplo de esto es la freidora de aire, un invento que ha revolucionado el mercado, posicionándose rápidamente como uno de los favoritos.

Este electrodoméstico permite la preparación de alimentos como papas a la francesa, alitas, tacos ‘dorados’, entre otra basta gama de alimentos, sin la necesidad de agregar grandes cantidades de aceite y consiguiendo el mismo término crocante.

Este maravilloso electrodoméstico es fácil y seguro de usar, pero, a pesar de no ser necesario agregar aceite, muchas personas optan por rociar un poco de esta sustancia para obtener mejores resultados o incluso sin incorporar una gota,  al finalizar el uso de la freidora de aire, nos encontramos con un horno o cesta repleta de la grasa proveniente de los alimentos, que al igual que en la estufa, con el paso del tiempo se puede convertir en una gran plasta de cochambre.

Es por eso que te diremos cómo preparar una mezcla infalible que eliminará de manera eficaz la grasa incrustada a la Air Fryer.

¿Cómo limpiar de manera eficaz la freidora de aire?

Para obtener excelentes resultados necesitarás jabón del lavavajillas, un desengrasante común, vinagre blanco, un paño de microfibra o la parte suave de una esponja común.

Lo primero que tienes que hacer es garantizar tu seguridad, asegurándote de que la freidora de aire no se encuentre conectada. Una vez verificado procede a retirar las rejillas, cesto o sartén con el que cuente.

Con papel absorbente, retira los residuos de comida del interior, así como el exceso de aceite, para facilitar su limpieza.

Acto seguido coloca la rejilla y sartén en remojo con desengrasante y con el paño húmedo limpia la superficie exterior de la freidora.

Con ayuda del jabón y la fibra, lava perfectamente la rejilla y la sartén, implementando el uso de agua caliente para facilitar su lavado, y con un paño seco elimina los residuos de agua.

Para eliminar la suciedad incrustada en el interior de tu freidora de aire, coloca un poco de vinagre sobre un dispersor y rocía las zonas con mayor cantidad de grasa, deja actuar durante 15 minutos y pasa la esponja con jabón, de esta manera será más fácil despegar el cochambre.

Para las zonas más difíciles de alcanzar, te puedes apoyar de un cepillo de dientes, en especial en los empaques o gomas. No olvides limpiar el recubrimiento de la freidora de aire con un paño de microfibra y jabón

Es importante resaltar el uso de esponjas o fibras suaves que no dañen la estética de tu freidora de aire, así como evitar los agentes abrasivos que puedan estropear la anti-adherencia de su material.

Siguiendo estos consejos, tu freidora de aire lucirá siempre limpia y alargará su tiempo de vida útil.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.