Así será Amasia, el próximo supercontinente que se formará en la Tierra

El acomodo de los continentes como ahora se conoce no siempre fue así, como prueba de esto tenemos fósiles de la misma especie que datan del mismo tiempo geológico en diferentes partes del mundo. Estas mismas coincidencias se pueden ver en cratones (masa continental que no ha sufrido fragmentación o deformaciones).

Ahora se sabe que, gracias a las placas tectónicas, los continentes están en constante movimiento. La deriva continental fue una hipótesis acreditada propuesta por el meteorólogo Alfred Wegener, publicada en 1915 en su obra «The Origin of Continents and Oceans», dónde se plantea que los continentes se encontraban unidos en una gran masa de tierra, denominado Pangea. Alrededor de este super continente se encontraba Panthalassa, el enorme océano que rodeaba al supercontinente.

La hipótesis que planteaba la unión de los continentes en un supercontinente fue rechazada en diversas ocasiones, no fue hasta que, aparecieron los primeros mapas confiables de América que se aceptó esta idea, al ver la similitud en la forma de los continentes, como si fuera un gran rompecabezas.

A finales del siglo XIX, el geólogo sueco Edward Suess, encontró semejanzas entre fósiles hallados en la India, África y Sudamérica que, también se encontraban en la Antártida y Australia. Con la evidencia de glaciaciones en estas rocas, en 1985, propuso el nombre de Gondwana.

Otro de los nombres que se le dio a estas enormes masas de tierra fue el de Laurasia, una parte de un super continente que incluía Norteamérica y Groenlandia; al igual que Europa y Asía. Las evidencias para respaldar esta hipótesis se basaron en pruebas geográficas, geológicas, climatológicas, paleontológicas y paleomagnéticas.

Con las bases sentadas sobre la deriva continental y el movimiento de corteza (que se sabe que, aunque no lo percibimos, existe), los geólogos predicen distintas posibilidades sobre el futuro de los continentes.

Existen diversas hipótesis para los posibles escenarios que le deparan al mundo como lo conocemos, pero todo parece apuntar a que, una vez más, los continentes volverán a unirse como en la antigua Pangea, solo que esta vez llevará por nombre Amasia.

De acuerdo con un estudio geológico de la Universidad de Curtin y la Universidad de Pekín este evento tendrá lugar dentro de los próximos 200 millones de años. Sí bien, la especie humana puede que ya no se encuentre habitando el planeta (por factores bióticos o abióticos), esta investigación permite interpretar los cambios geológicos que tienen lugar en nuestra era, tales como sismos y actividad volcánica.

De acuerdo con lo reportado en el estudio se cree que, existirá el cierre de los océanos internos (océano pacífico), una vez que se lleve a cabo esto, América y Asía quedarán unidas, formando así, un solo continente.

Otro de los planteamientos en la investigación es la formación de Aurica, donde el Océano Pacífico y el Océano Atlántico se unirán y cerrarán, dando origen a una única extensión de tierra.

Este planteamiento no es la primera vez que surge entre los expertos; en el 2012, un artículo publicado en la revista científica Nature ya hablaba de la formación de Amasia.

Esta nota se baso en: National Science Review.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.