VÍDEO| Por primera vez científicos observan a un zorro pescando para comer

Un zorro pescador. Un comportamiento bastante inusual para este tipo de cánidos.

Aún hay muchas cuestiones que no sabemos sobre la naturaleza, en algunas notas pasadas ya hemos hablado sobre curiosos y fantásticos comportamientos de ciertos animales, como ciertas especies de tortugas que pueden respirar por el ano (mejor dicho, cloaca), caracoles marinos que desarrolla una armadura de hierro de forma natural y tiburones que son capaces de caminar en la superficie con sus aletas.

Ahora te compartimos el primer caso observado de un zorro macho (Vulpes vulpes) pescando para conseguir comida. Esto, hasta donde la biología ha estudiado, no es un comportamiento habitual en los cánidos, familia de mamíferos en la cual se incluyen a los perros, lobos, zorros, entre otros.

Anterior a esta observación solo se había reconocido que los lobos que viven en la costa del Pacífico de América del Norte y en Minnesota eran los únicos cánidos que se sabía que pescaban para buscar alimentos. Ahora, este hallazgo convierte a los zorros rojos en el segundo tipo de cánido que se saben son capaces de cazar peces.

Fueron dos investigadores en España de la Universidad de Málaga quienes al estar realizando una investigación en campo se toparon con el zorro por azar. Según se describe por ScienceNews en primera instancia les llamó la atención el hecho de que el animal no huyó de inmediato al observarlos, entonces la curiosidad les ganó y decidieron esconderse cerca para ver qué tramaba este cánido.

Y así fue como sorprendentemente observaron al zorro cazar no solo una carpa de la orilla de un embalse, sino 10 en solo un par de horas y sin cometer un solo error o vacilar en algún momento.

Primer avistamiento de un zorro rojo cazando peces para alimentarse. Crédito: Ecology.

«Ver al zorro cazando carpas uno tras otro fue increíble», dice Jorge Tobajas, uno de los investigadores que observó este fascinante evento. «Llevamos años estudiando esta especie, pero nunca esperábamos algo así».

Como ha sucedido en muchos de los grandes descubrimientos de la ciencia, el azar y la curiosidad pueden llevar a hallazgos increíbles. «Lo más sorprendente fue ver cómo el zorro cazó muchas carpas sin cometer ningún error», dice Tobajas. «Esto nos hizo darnos cuenta de que seguramente no era la primera vez que lo hacía».

Además de esto, los investigadores también observaron que el zorro no devoraba los pescados de inmediato, sino que los recolectaba para después comerlos. También se reporta que pareció compartir al menos un pescado con una zorra hembra, que podía ser su pareja.

Como antecedente de esto solo se habían encontrado restos de peces en el excremento de zorros, pero esta evidencia no era suficiente para afirmar que estos animales aprendieron a pescar para alimentarse, pues los restos podrían ser por consumir peces muertos que encontraron y no por una caza activa.

Ahora esta investigación, que se publicó recientemente en la revista Ecology, es una evidencia de que los zorros rojos pueden aprender a pescar para alimentarse, aunque este grupo de presas aparentemente es inusual en sus dietas.

Finalmente, se describe en ScienceNews que el hecho de que se hayan observado a dos especies de cánidos que viven en continentes separados realizando esta práctica, abre la posibilidad de que el comportamiento sea más común de lo que se pensaba».

Todos los detalles y más vídeos en: Ecology.  

 

Comparte ciencia, comparte conocimiento.