Un misterioso cohete se estrelló contra la Luna y dejó 2 cráteres, según la NASA

Un cuerpo de cohete impactó en la Luna el 4 de marzo de 2022, cerca del cráter Hertzsprung, creando un doble cráter de aproximadamente 28 metros de ancho en la dimensión más larga. LROC NAC M1407760984R; imagen ampliada 3x. (Créditos: NASA/Goddard/Arizona State University).

A finales del año pasado los astrónomos predijeron que un cohete de propiedad desconocida se dirigía hacia la Luna. El cuatro de marzo de este año la pieza de cohete finalmente impactó en la Luna y la NASA informó recientemente que como resultado quedaron 2 cráteres-

El Lunar Reconnaissance Orbiter de la NASA detectó recientemente el cráter impacto del misterioso cohete en la Luna. Sorprendentemente, el cráter es en realidad dos cráteres, un cráter oriental de 18 metros de diámetro superpuesto a un cráter occidental de unos 16 metros de diámetro.

¿De qué cohete se trata? Hasta ahora nadie ha reclamado ser el dueño, pero hay algunas sospechas. Inicialmente se pensó que es la segunda etapa de un Falcon 9 de SpaceX que puso en órbita un satélite de la NASA llamado Deep Space Climate Observatory (DSCOVR). Sin embargo, los astrónomos corrigieron la información posteriormente e indican que en realidad se trata de un propulsor chino, de un lanzamiento de cohete en 2014 en la misión Chang’e 5-T1 (aunque China lo negó).

La pieza de aproximadamente 12 metros de largo y 4500 kilogramos de masa, se estrelló con la Luna a unos 9288 km/h, muy cerca del lugar y hora que se había previsto, el 4 de marzo de 2022 a las 12:25 UTC. Hasta entonces, tanto SpaceX como China había negado la propiedad.

El científico Bill Gray, un investigador independiente y desarrollador de software que rastrea objetos cercanos de la Tierra, y sus colegas del JPL de la NASA informaron que identificaron erróneamente al objeto, pero habían conseguido pruebas fehacientes de que es un propulsor de la misión lunar Chang’e 5-T1.

La información fue confirmada por estudiantes de Arizona en el laboratorio de Conciencia del Dominio Espacial de la universidad en el Laboratorio Lunar y Planetario. «Tomamos un espectro (que puede revelar la composición material de un objeto) y lo comparamos con cohetes chinos y de SpaceX de tipos similares, y coincide con el cohete chino», dijo el profesor asociado de la UArizona Vishnu Reddy, que codirige el laboratorio de Conocimiento del Dominio Espacial con el profesor de ingeniería Roberto Furfaro. «Esta es la mejor coincidencia, y tenemos las mejores pruebas posibles en este momento».

Según la NASA, ningún otro impacto de cuerpo de cohete en la Luna creó cráteres dobles. Los cuatro cráteres del Apolo SIV-B tenían un contorno algo irregular (Apolos 13, 14, 15, 17) y eran sustancialmente más grandes (más de 35 metros) que cada uno de los cráteres dobles. La anchura máxima (29 metros) del cráter doble del cuerpo del cohete misterioso era cercana a la de los S-IVB.

Dejando de lado el origen del cohete, esto no afecta en nada a La Luna, ya que esta es golpeada constantemente, no con cohetes claro está, pero sí con objetos del espacio interestelar. Las rocas espaciales que impactan en la superficie lunar llegan a ser mucho más grandes, más veloces y dejan notables cráteres.

No es la primera vez que algo fabricado por humanos se estrella contra la Luna. En el 2009 lo hizo un satélite de la NASA, aunque a propósito para detectar firmas clave de hielo de agua.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.