Esta ilusión óptica, nueva para la ciencia, hace que parezca que un agujero negro viene por ti

Esta ilusión del «agujero en expansión», nueva para la ciencia, es lo suficientemente fuerte como para engañar a nuestros reflejos. (Crédito: Laeng, Nabil y Kitaoka).

Eche un vistazo a la imagen anterior. ¿Percibe que el agujero negro central se está expandiendo, como si se adentrara en un entorno oscuro o cayera en un agujero? Si es así, no está solo: un estudio reciente demuestra que esta ilusión de «agujero en expansión», nueva para la ciencia, es percibida por aproximadamente el 86% de las personas. Si desea ver la imagen a mejor calidad puede dar clic aquí.

En una nueva investigación publicada en Frontiers in Human Neuroscience, los científicos han demostrado que la ilusión del «agujero en expansión» es suficientemente buena como para engañar nuestros reflejos. La imagen es completamente estática, pero gracias al engaño que sufre el cerebro provoca un reflejo de dilatación de las pupilas para dejar entrar más luz, tal y como ocurriría si realmente estuviéramos entrando en una zona oscura.

«El ‘agujero en expansión’ es una ilusión muy dinámica: La mancha circular o el gradiente de sombra del agujero negro central evoca una marcada impresión de flujo óptico, como si el observador se adentrara en un agujero o túnel», dijo en un comunicado el Dr. Bruno Laeng, profesor del Departamento de Psicología de la Universidad de Oslo y primer autor del estudio.

Para demostrarlo el equipo presentó en una pantalla variaciones de la imagen del «agujero en expansión» a 50 mujeres y hombres con visión normal, pidiéndoles que calificaran subjetivamente la intensidad con la que percibían la ilusión. Al mismo tiempo, los investigadores midieron sus movimientos oculares y las contracciones y dilataciones inconscientes de sus pupilas.

Probaron con diferentes colores como azul, cian, verde, magenta, rojo, amarillo o blanco. La ilusión parecía más eficaz cuando el agujero era negro. Solo el 14% de los participantes no percibió ninguna expansión ilusoria cuando el agujero era negro, mientras que el 20% no lo hizo si el agujero era de color. Otra diferencia notable fue que los agujeros negros promovían fuertes dilataciones reflejas de las pupilas de los participantes, mientras que los agujeros de color hacían que sus pupilas se contrajeran

«Aquí demostramos, basándonos en la nueva ilusión del ‘agujero en expansión’, que la pupila reacciona a la forma en que percibimos la luz -incluso si esta ‘luz’ es imaginaria como en la ilusión- y no solo a la cantidad de energía luminosa que realmente entra en el ojo. La ilusión del agujero en expansión provoca la correspondiente dilatación de la pupila, como ocurriría si la oscuridad aumentara realmente», afirma Laeng.

Probablemente piense que las ilusiones ópticas son simplemente entretenimiento científico, pero podrían ser útiles en algunos campos de estudio. Por ejemplo, los investigadores del campo de la psicosociología las estudian para comprender mejor los complejos procesos que utiliza nuestro sistema visual para anticiparse y dar sentido al mundo visual, de una forma mucho más indirecta que un aparato fotométrico, que se limita a registrar la cantidad de energía fotónica.

Si bien, la mayoría es capaz de notar la ilusión del «agujero en expansión», con respecto a la minoría que no lo hace aún no saben por qué son menos susceptibles. Tampoco se sabe si otras especies con ojos similares a los nuestros podrían percibir la misma ilusión.

Los hallazgos aparecen en Frontiers in Human Neuroscience.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.