Wow!, la misteriosa señal «extraterrestre» puede haber venido de un sistema estelar similar al nuestro   

El origen de la señal «Wow!» finalmente podría tener una explicación. (Crédito de la imagen: Big Ear Radio Observatory y Observatorio Astrofísico de América del Norte (NAAPO)).

Hace casi medio siglo recibimos una señal «extraterrestre», durante todos estos años se ha discutido su origen. Ahora los científicos finalmente pueden haber identificado de dónde viene.

La señal «Wow!» (¡guau!, en español), es onda electromagnética representada por el código 6EQUJ5. Fue descubierta por Jerry Ehman utilizando el telescopio Big Ear de la Universidad Estatal de Ohio la noche del 15 de agosto de 1977. Duró 72 segundos y su origen ha desconcertado a los astrónomos desde entonces, aunque eso puede cambiar: un estudio reciente describe que la señal puede haber venido de una estrella similar al Sol a 1800 años luz la constelación de Sagitario.

Su descubridor, Jerry Ehman, se sorprendió al detectarlo al detectar la señal y anotó «Wow!» con tinta roja al costado de la combinación de números y letras. Así fue como esta misteriosa y muy popular señal obtuvo su nombre que perdura hasta la actualidad.

«La señal Wow! está considerada como la mejor señal de radio candidata a SETI que hemos captado con nuestros telescopios», dijo Alberto Caballero, astrónomo y autor del artículo, a Live Science.

La organización llamada SETI (siglas en inglés del Instituto de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) lleva décadas escuchando posibles mensajes de seres inteligentes fuera de este mundo. La señal Wow! apareció durante esta búsqueda en 1977, y no se repetido desde entonces.

En el artículo argumentan que el hecho de que la señal nunca se repitiera, no necesariamente descarta que fuera producida por inteligencia extraterrestre. Además, la señal pudo durar más de 72 segundos, solo que esa fue la cantidad máxima de tiempo que el radiotelescopio Big Ear logró captar.

«Se ha sugerido que la señal fue producida por las nubes de hidrógeno de los cometas 266/P Christensen y P/2008 Y2. Sin embargo, esta hipótesis ha sido descartada por la comunidad científica, y el origen de la señal sigue siendo desconocido».

Hay algunas posibilidades, lo que la mayoría espera y más sorpresa causaría seguramente es que sea de origen extraterrestre, de una civilización inteligente más allá del sistema solar. Otra opción es que sea de origen natural, anteriormente ya se han recibido señales un poco extrañas que acabaron siendo de objetos celestes; aunque también es posible que sea causa de alguna actividad de nuestra propia civilización.

El estudio reciente el astrónomo Alberto Caballero analizó miles de estrellas en la zona de la que procedió la famosa señal para intenta crear una lista de las posibles fuentes de la señal asumiendo que, si fue producida por una civilización extraterrestre, su exoplaneta podría ser similar a la Tierra.

«Encontré específicamente una estrella parecida al sol», dijo caballero a Live Science, La estrella designada como 2MASS 19281982-2640123 a unos 1.800 años luz de distancia que tiene una temperatura, un diámetro y una luminosidad casi idénticos a nuestro sol.

Vale la pena recalcar que hasta el momento no se ha confirmado ninguna señal que provenga de una civilización extraterrestre. Los humanos también han hecho intentos de enviar señales con la esperanza de que alguien los encuentre ahí fuera. Recientemente se ha vuelto a planear enviar mensajes y para este año un equipo multidisciplinario espera enviar uno.

Los hallazgos aparecen en International Journal of Astrobiology.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.