Una bacteria potencialmente mortal que se encuentra en la piel de todos.

Todos los humanos estamos colonizados por varios tipos de microorganismos, entre los que figuran bacterias, hongos y virus. Dentro de este grupo de microorganismos, existen unos que forman parte de nuestra microbiota normal, es decir, aquellos organismos que viven en nuestra piel y mucosas, y que tienen una importante función para evitar que agentes infecciosos oportunistas nos provoquen daño. La bacteria Staphylococcus epidermidis forma parte de la microbiota normal en el humano, sin embargo, es capaz de producir importantes infecciones que pueden ser mortales si no se tratan adecuadamente después una intervención quirúrgica.

Staphylococcus epidermidis a través del microscopio electrónico.

En un trabajo realizado por investigadores del Centro Milner en la Universidad de Bath, identificaron 61 genes que permiten que esta bacteria, presente en la piel y normalmente inofensiva, cause enfermedades potencialmente mortales. Para llevar a cabo el proyecto, los investigadores compararon muestras de pacientes que habían sufrido infecciones después de someterse a cierto tipo de intervenciones quirúrgicas, y muestras de piel de voluntarios sanos. Al comparar la variación de los genomas de bacterias encontradas en muestras de individuos enfermos y sanos, pudieron identificar 61 genes en las bacterias causantes de la enfermedad que no estaban presentes en la mayoría de las muestras sanas. Sin embargo, sorprendentemente, hubo un pequeño número de individuos sanos que se descubrió que portaban la forma más mortal de la bacteria sin saberlo.

Los investigadores descubrieron que estos genes potencian una infección por Staphylococcus epidermidis, y ayudan a la bacteria a crecer y a dividirse en el torrente sanguíneo, a evadir al sistema inmunológico y están implicados en la formación de una especie de biopelícula “pegajosa” que le confieren resistencia a los antibióticos. «Si podemos identificar quién está en mayor riesgo de padecer una infección por esta bacteria, podemos dirigirnos a aquellos pacientes con precauciones de higiene adicionales antes de someterse a una cirugía; de lo contrario, existe el riesgo de que estos genes puedan propagarse más, lo que significa que las infecciones postoperatorias que son resistentes a los antibióticos, podrían volverse aún más comunes”, comenta el Dr. Samuel Sheppard, director de bioinformática del Milner Center for Evolution, de la Universidad de Bath, y autor principal del estudio publicado en la revista Nature.

Los investigadores advierten que la amenaza planteada por este organismo debe llevarse con seriedad y tomar precauciones adicionales para aquellos con mayor riesgo de infección que se someten a una cirugía. También hacen una llamado a la población para tomar conciencia sobre el mal uso de los antibióticos, pues bacterias que antes no eran perjudiciales para la salud, ahora se están volviendo cada vez más peligrosas..

En los últimos años, la resistencia bacteriana ha aumentado por el mal uso de los antibióticos.
Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.