Estudiante transforma las hojas caídas de los árboles en papel, para acabar con la tala de los bosques.

Valentyn Frechka con un diseño, producto por su idea inicial.

La idea surgió en 2017 de la mente del ucraniano Valentyn Frechka, quien en su momento fue estudiante de la Academia Juvenil de Ciencias de Ucrania. Fue aquí donde tuvo la genial idea cuando, rodeado por los bosques de los Cárpatos y buscando formas de evitar su tala, concluyó que las hojas caídas de los árboles podrían servir como fuente de pulpa para la producción de papel. Con esto en mente, y teniendo la oportunidad de trabajar en el laboratorio químico de su universidad, creó junto con su maestro un proyecto para obtener la celulosa a partir de hojas caídas.

Es bien conocido que para alcanzar el éxito, en el camino nos topamos con fracasos, y eso lo sabe mejor Valentyn, pues comenta que durante los primeros experimentos de su proyecto, tuvo constantes y frustrantes fracasos en su búsqueda por aprovechar la celulosa de las hojas caídas para la producción de papel. Pero la práctica hace al maestro, y para otoño de 2017, él y su maestro presentaron los prototipos de papel, sobre los que ya se podía trabajar y además tenían un buen desempeño.

Como estudiante de décimo grado en ese momento, Valentyn tuvo la oportunidad de presentar el proyecto al mundo, ganando múltiples concursos ambientales, tanto a nivel nacional como internacional, recibiendo una gran atención por parte de los medios de comunicación. Fue en este momento, cuando su “simple idea por aprovechar las hojas caídas de los árboles para producir papel” se transformó en un proyecto muy grande a nivel empresarial. Ya para septiembre de 2018, el proyecto había pasado del laboratorio universitario a una plataforma empresarial, donde los reactores industriales reemplazaron los tubos de ensayo.

Valentyn Frechka mostrando una hoja para su procesamiento industrial.

Un año después se creó la fórmula final para la producción del papel a escala industrial. Además se confeccionaron envases de papel cuyo uso estaría enfocado al envasado de huevos, frutos y botellas, lo que dio una visión adicional al desarrollo del proyecto. En 2020, Valentin Frechka, en asociación con Andriy Vartsaba, fundaron “RE-Leaf PAPER, research and production enterprise limited liability company”. 

La empresa ha contado con múltiples reconocimientos a nivel mundial, así como apoyos. Las aspiraciones son grandes, pues los fundadores tienen planes para atraer a más inversores, con la idea de construir una planta industrial con una capacidad de procesamiento de 20,000 toneladas de hojas caídas por año.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.


Categorías:Medio ambiente, Tecnología

Etiquetas:,