Esta musaraña encoge su cerebro en invierno para ahorrar energía.

La musarañita​ o musgaño enano es uno de los mamíferos más pequeños del mundo, pero eso no quita para que tenga una de las mejores estrategias para ahorrar energía durante el invierno. Este pequeño mamífero terrestre tiene un buen truco para ahorrar energía durante el invierno: puede encoger su cerebro.

No más pesado que un naipe, este mamífero necesita comer ocho veces su peso corporal todos los días y, por lo tanto, no puede hibernar. Ahora, un equipo de investigadores identificaron mediante escáneres de resonancia magnética, esta contracción del cerebro en la corteza somatosensorial, que procesa la información sensorial de sus bigotes.

De acuerdo con los investigadores, esta zona del cerebro del mamífero perdió el 28% de su volumen en invierno, recuperando las neuronas perdidas para el verano siguiente. Los resultados fueron publicados en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los cerebros de las musarañas se encogieron incluso cuando los animales tenían comida ilimitada y sin cambios en sus ciclos de luz y oscuridad en el laboratorio. Por lo tanto, el fenómeno podría depender de señales internas y externas, como una disminución en la disponibilidad de alimentos. El equipo llegó a esta conclusión analizando imágenes obtenidas por resonancia magnética.

¿Cómo es que estas musarañas logran reducir el tamaño del cerebro en tan poco tiempo? Los científicos creen que el análisis pormenorizado de las características neuronales de estos pequeños mamíferos servirán para arrojar más luz sobre sus extraordinarias capacidades de adaptación.

DOI: org/10.1073/pnas.1922888117

Comparte ciencia, comparte conocimiento.


Categorías:Naturaleza

Etiquetas:,