James Webb acaba de descubrir un planeta del tamaño de la Tierra que orbita dentro de la zona habitable de su estrella

El Telescopio Espacial James Webb (JWST) acaba de confirmar su primer exoplaneta.

El Telescopio Espacial James Webb (JWST) acaba de confirmar su primer exoplaneta, y sorprendentemente tiene un tamaño casi exactamente igual al de la Tierra además de orbitar dentro de la zona habitable de su estrella.

Los astrónomos han confirmado por primera vez un exoplaneta usando el nuevo telescopio James Webb, el observatorio espacial más potente que tenemos a disposición. El planeta identificado oficialmente como LHS 475 b, tiene casi exactamente el mismo tamaño que el nuestro, con un 99% del diámetro de la Tierra. Un exoplaneta es cualquier planeta que está fuera del sistema solar; en este caso, LHS 475 b está relativamente cerca, a solo 41 años-luz de distancia, en la constelación de Octans.

Gracias al espectrógrafo de infrarrojo cercano (NIRSpec) que se encuentra a bordo del Webb, los científicos captaron fácilmente el planeta, fue tan sencillo que solo necesitaron dos observaciones de tránsito. El llamado método de tránsito consiste en monitorear el brillo de la estrella, buscando ligeras atenuaciones que podrían ser causadas por planetas que pasan por delante de la estrella.

Línea de espectro de transmisión del exoplaneta LHS 475 b captado por Webb. No observó una cantidad detectable de ningún elemento o molécula. Los datos (puntos blancos) son consistentes con un espectro sin rasgos representativos de un planeta que no tiene atmósfera (línea amarilla). Créditos: Ilustración: NASA, ESA, CSA, L. Hustak (STScI); Ciencia: K. Stevenson, J. Lustig-Yaeger, E. May (Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins), G. Fu (Universidad Johns Hopkins) y S. Moran (Universidad de Arizona).

«No hay duda de que el planeta está ahí. Los datos prístinos de Webb lo validan», dijo en un comunicado, Lustig-Yaeger. «El hecho de que además sea un planeta pequeño y rocoso es impresionante para el observatorio», añadió Stevenson.

Webb es el único telescopio capaz de caracterizar la atmósfera de exoplanetas del tamaño de la Tierra. Mediante análisis de su espectro de transmisión se intentó averiguar los detalles de la atmósfera de LHS 475 b, pero no se ha logrado determinar si tiene atmósfera. El telescopio tiene una agudeza realmente impresionante, sin embargo, estudiar la atmósfera requiere mediciones más minuciosas para sacar conclusiones definitivas.

El equipo descarta que este exoplaneta tenga una atmósfera densa dominada por el metano, similar a la de la luna Titán de Saturno, aunque la posibilidad de que tenga una atmósfera de dióxido de carbono puro es bastante tentadora. Hasta ahora los datos indican que el planeta LHS 475 b es unos cientos de grados más cálido que la Tierra, por lo que, si se detectan nubes, se parecería más a Venus, el cual tiene una atmósfera de dióxido de carbono y está perpetuamente envuelto en nubes espesas. Los investigadores esperan realizar más observaciones para responder estas cuestiones.

«Estos primeros resultados observacionales de un planeta rocoso del tamaño de la Tierra abren la puerta a muchas posibilidades futuras para estudiar las atmósferas de los planetas rocosos con Webb», dijo Mark Clampin, director de la División de Astrofísica de la sede central de la NASA en Washington. «Webb nos está acercando cada vez más a una nueva comprensión de los mundos similares a la Tierra fuera de nuestro sistema solar, y la misión no ha hecho más que empezar».

El equipo de investigación está dirigido por Kevin Stevenson y Jacob Lustig-Yaeger, ambos del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins en Laurel, Maryland, eligió observar este objetivo con Webb tras revisar cuidadosamente los objetivos de interés del satélite TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite) de la NASA, que insinuaba la existencia del planeta.

Los resultados del equipo se presentaron en una conferencia de prensa de la Sociedad Astronómica Americana (AAS) el miércoles 11 de enero de 2023. Puedes leer el comunicado de la NASA dando clic aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.