Cómo evitar que el olor del refrigerador se impregne en los alimentos

Evita que los alimentos adquieran un mal olor.

El refrigerador es uno de los lugares con más gérmenes en toda la casa así que es de esperarse que este desprenda olores, no siempre desagradables, pero sí demasiado fuertes. El problema viene cuando estos mismos aromas se propagan por la comida y afectan su olor y hasta su sabor. Si quieres conocer cómo puedes evitar apestar los alimentos, toma nota porque a continuación te doy cinco consejos para proteger tu comida y que esto no vuelva a suceder.

Tapa bien los alimentos

El primer paso y uno de los más importantes es asegurarte de tapar y almacenar correctamente los alimentos, esto no solo evitará que el olor los penetre, sino también a que su aroma no se esparza por el refrigerador. Lo más recomendable es guardar en recipientes herméticos, ya sean bolsas o envases y tapar muy bien. Aunque en este paso debes de tener mucho cuidado, pues existen alimentos que no van en la nevera y que debes evitar introducir.

Da espacio a los alimentos

Además de un buen almacenamiento es importante mantener una distancia considerable entre cada uno de los productos. Que unos alimentos estén en constante contacto con otros podría acelerar su deterioro y además el aroma de uno se impregnará en el otro. A la hora de organizar el refrigerador es mejor que procures dejar un espacio entre cada uno de los artículos, de esta manera te vitarás problemas.

Da aire al refrigerador

Otra manera de evitar que la comida se impregne de los malos olores del refrigerador es refrescando el electrodoméstico. Si el refrigerador está ventilado entonces es más probable que los malos olores desaparezcan, para esto deberás dar aire al refrigerador. Saca todos los alimentos y desenchufa, limpia muy bien las paredes y los restos de comida que hay en él, una vez hecho esto abre las puertas y coloca el refrigerador a un área donde una fuente de aire fluya de tal manera que refresque al refrigerador. Deja ahí por unos 30 minutos, después regresa a su lugar y vuelve a introducir los alimentos. Notarás que el problema con los malos olores de solucionará significativamente, sobre todo si se trata de los causados por la humedad.

Lava el refrigerador

En el paso anterior mencionamos algo muy importante, dar aseo al refrigerador, pues esto es un punto clave para conservar todo en buen estado. Procura dar limpieza profunda al electrodoméstico por lo menos una vez al mes para evitar la presencia de hongos y eliminar todas las bacterias que a su vez son las causantes de los malos olores y así acabar con el problema en un primer lugar.

Supervisa el estado de los alimentos

Por último, es importante que supervises periódicamente el estado de los alimentos pues puede ser que olvides su fecha de caducidad y algunos pueden estar vencidos, lo que ocasiona un mal olor y bacterias por el aire además de afectar a los productos. Por otro lado, esto también es importante para evitar todo riesgo relacionado con intoxicación por alimentos.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.