¡No la tires! Así puedes reutilizar la esponja de cocina vieja para nutrir a tus plantas

 

Tanto en un aspecto estético, como por gusto o bien, como implementación y uso en la cocina, la presencia de las plantas en los hogares siempre es bienvenida, teniendo un lugar importante.

Pero tratar de mantener nuestras plantas para qué luzcan perfectas y se encuentren sanas y nutridas, es una tarea que puede demandar un tiempo considerable. Dentro de los factores que amenazan la integridad de hojas y flores, se encuentran las temibles plagas.

Existen una extensa variedad de animales oportunistas que se alimentan de los nutrientes de nuestras plantas, entre los que destaca la temible cochinilla algodonosa y los pulgones. Este tipo de plagas suelen ser sigilosas y tienen una rápida forma de reproducción, intestando todas las especies vegetales a su paso.

Lo peor de estas plagas es, lo complicado que resulta deshacerse por completo de estos organismos que, lamentablemente, no vienen solos.

Con la presencia de estos animales, es cuestión de tiempo para que se hagan presentes otras especies con los que mantienen una relación de simbiosis, o bien, a raíz del debilitamiento de las defensas naturales de la planta, cualquier patógeno puede acabar con la vida de la misma.

Afortunadamente, hoy en día, existen excelentes alternativas ante la presencia de estos intrusos en nuestro jardín y lo mejor es que estos métodos resultan fáciles de elaborar en casa y son muy económicos, al mismo tiempo que ofrecen excelentes resultados, pero, sobre todo, protegen la vida de tus plantas.

También existen métodos que nos ayudan a prevenir la infestación de plagas y la mayoría de los ingredientes que suelen utilizarse son de origen orgánico y forman parte de los productos que no pueden faltar en la cocina.

Recuerda que es importante tomar medidas en cuánto se detecta la presencia de un intruso en nuestras plantas, así como prevenir su llegada y lo más importante, contar con una plata completamente sana, fuerte y llena de nutrientes que pueda sobrevivir de llegar a ser victima de las desagradables plagas.

Para lograr esto, existen muchos productos en el mercado que suele ser un poco difícil de utilizar si no se conocen las cantidades exactas de usar, causando un daño que puede llegar a ser irreparable.

Por eso fomentamos la implementación de productos caseros, llenos de vitaminas que, sin duda, te ayudarán a mantener en optimas condiciones las flores y plantas de tu hogar. Definitivamente existen una amplia variedad de estos productos, pero, lo que muchas personas desconocen es que la esponja de trastes es uno de nuestros mejores aliados.

Si de plantas se trata, no dudes en utilizar la esponja vieja con la que realizabas las tareas de lavado de trastes, además de nutrir tus plantas, estarás fomentando el cuidado del medio ambiente, llevando a cabo el reciclaje de un producto que después de su tiempo de vida útil, parece que su destino solo se limita a la basura.

  • Dentro de los beneficios obtenidos al implementar el uso de las esponjas, esta la absorción y retención de líquidos, lo cual será ideal si tienes que ausentarte un par de días de casa, así, no tendrás que preocuparte por el riego.
  • Otra de las ventajas obtenidas es que los fertilizantes se absorberan en este material y se liberarán paulatinamente, aumentando su durabilidad y optimo aprovechamiento.
  • Si durante el riego se tiene la idea que se colocó más líquido del requerido, despreocúpate. La esponja se encargará de absorber los encharcamientos,así, no peligrará la vida de tu planta por exceso de agua.

Aquí te diremos paso a paso cómo sacarles provecho a las esponjas, hasta el último momento.

  1. Lo primero que tienes que hacer es desinfectar bien tu esponja, ya que en ella se alberga una gran cantidad de hongos y bacterias, al igual que residuos de comida y humedad. Para esto solo necesitas dejarla remojar en agua caliente con un poco de lejía o cloro durante 60 minutos. Una vez pasado el tiempo, enjuaga y retira la mayor cantidad de agua.
  2. El siguiente paso será cortar la esponja en trozos pequeños, ideales para revolver con el sustrato de nuestras plantas.
  3. Utiliza este sustrato en la base de las macetas y termina de rellenar con tierra y !listo¡ De esta forma le darás una segunda vida a un objeto que tardará años en descomponerse.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.