Vídeo| Drones cosechadores, así es como trabajan para solucionar la falta de trabajadores en el campo

Vivimos en una era tecnológica que avanza rápidamente, dónde constantemente se está en busca de nuevo conocimiento que ayude al ser humano a facilitar las actividades del día a día, al mismo tiempo que se intenta optimizar los recursos.

Un problema, a nivel mundial es la producción de alimentos, que se ve afectada por factores bióticos (seres vivos) y abióticos (componentes físicos y químicos), quienes juegan un papel fundamental en las condiciones del ecosistema.

Tengamos en cuenta que la agricultura representa un papel fundamental en la evolución del ser humano y dio pasa al sedentarismo, sentando así, las primeras civilizaciones.

Después de este punto, se sabe que se incentivaron prácticas de comercio (trueque) y se realizaron divisiones del trabajo en campo.

Durante milenios no hubo cambios significativos en la forma de trabajo de los hombres en el campo; pero, con la crisis ante el cambio climático que ha afectado severamente a la agricultura, así como la resistencia de plaguicidas en cultivos y una alta demanda de insumos para satisfacer las necesidades de la población, se ha buscado la forma de hacer más productivos los cultivos, incrementar su masa y alargar su tiempo de vida para el consumo humano; utilizando herramientas biotecnológicas.

Esto ha facilitado la producción de los alimentos que llegan a nuestra mesa; aunque hay más detrás de este proceso.

Desde la siembra y cosecha, hasta el lavado y empaquetado; la mano de obra campesina, es prioritaria.

Lamentablemente se esta viendo una migración masiva de las personas que trabajan el campo; quienes deciden partir en busca de una fuente mayor de ingresos.

Aunado a la pérdida total o parcial de cosechas que, se han visto fuertemente afectadas ante la falta de suministro de agua, por la crisis del líquido vital, generando incertidumbre y dejando a los campos sin personal para poder llevar a cabo la tarea de recolecta, en su mayoría.

Estos factores, entre otros tantos, ha generado que los agricultores y expertos busquen alternativas que ayuden a mitigar la situación.

Últimamente, varias compañías han decidido apoyarse en la tecnología, optando por la implementación de robots que puedan llevar a cabo la colecta de frutas y verduras como solución temporal o permanente, ante la falta de mano de obra.

Dado es el caso de la empresa israelí Tevel, quien sorprendió al mundo con una propuesta totalmente nueva e innovadora, quienes ofrecen sus servicios para el diseño de drones autónomos recolectores de fruta.

De acuerdo con el sitio oficial de Tevel, nunca hay suficientes manos disponibles para recoger la fruta en el momento adecuado y al costo adecuado.

Justificando que cuando la fruta se recolecta puede haber pasado el momento exacto para hacerlo, por lo que su valor en el mercado disminuye o simplemente se pudre en los árboles. Esto se ve expresado en significativas pérdidas económica anuales para los agricultores.

El sistema de operación consiste en una especie de planta montada en un camión para suministrar energía constante a la pila de los drones que se encuentran conectados mediante un cable, evitando que se tenga que detener la producción. Tengamos en cuenta que los drones comerciales se tienen que recargar cada 30 minutos.

 

Dentro de las características más llamativas de este innovador modelo en el mundo de la agricultura, es que, los drones autónomos recolectores pueden trabajar durante 24 horas al día, los 7 días de la semana, hasta agotar la energía almacenada en la pila del camión, aumentando así la producción.

No es de extrañarse, que al igual que nuevos robots utilizan un sistema de inteligencia artificial para poder distinguir la fruta madura, la cuál es prensada por una especie de garra que la desprende suavemente de la planta sin generar daños para después depositarla en el camión, como se puede ver a continuación:

Este prototipo llevará a cabo sus pruebas en plantaciones de frutas en países como España, Estado Unidos e Italia y de obtenerse los resultados deseados será comercializado en el 2023.

Definitivamente un sorprendente invento tecnológico que cambiaría la agricultura como la conocemos y una inversión a considerar para el gremio.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.