Estos son los hábitos clave para ser y lucir más saludable

Estos hábitos mejoran no solo nuestra salud, sino también el aspecto físico.

La mayoría de las personas apuestan por sentirse felices y saludables, aunque es posible que día a día cometamos errores que pueden perjudicar nuestra salud. Por suerte existen hábitos que nos ayudarán a mejorar progresivamente no solo nuestra salud, sino también el aspecto físico. Aquí te dejo 4 simples formas que pueden ayudar a mejorar la calidad de vida en menos de lo que crees.

Duerme lo suficiente

No podemos hablar de una salud digna y de calidad si no respetamos las horas de sueño que son adecuadas para nuestra edad y condición física. Dormir las horas correctas e indicadas serán un punto clave para mantener nuestro cuerpo mucho más saludable. El sueño no solamente nos permite tener una mejor salud y más energía durante el día a día, sino que también permite a nuestro cerebro procesar y organizar la información recibida, así como eliminar los desechos tóxicos de nuestro cuerpo.

Estas habilidades curativas de conciliar un sueño de calidad son notorias a corto plazo, sin embargo, a largo plazo también nos permitirá lidiar y prevenir problemas conductuales, mejorar nuestra salud física, mental, enfermedades cardiacas, entre otros. En un artículo anterior de Enséñame de Ciencia hemos hablado cuántas horas es recomendable dormir según tu edad.

  • Recién nacido (0–3 meses): de 14 a 16 horas.
  • Lactante (4–12 meses): de 12 a16 horas por 24 horas (incluyendo siestas).
  • Niño (1–2 años): de 11 a 14 horas por 24 horas (incluyendo siestas).
  • Edad preescolar (3–5 años): de 10 a 13 horas por 24 horas (incluyendo siestas).
  • Edad escolar (6–12 años): de 9 a 12 horas por 24 horas (incluyendo siestas).
  • Adolescente (13–18 años): de 8 a 10 horas por 24 horas (incluyendo siestas).
  • Adulto (18–60 años): 7 horas o más por noche.
  • Adulto (61–64 años): de 7 a 9 horas por noche.
  • Adulto mayor (de 65 años a más): de 7 a 8 horas por noche.
Beber más agua

El agua siempre será uno de los mejores secretos no solo para una vida saludable, también para que tu cuerpo se vea en óptimas condiciones. Mantenerte constantemente hidratado aumenta los niveles de energía en tu cuerpo, permite la eliminación de toxinas, oxigena tu cerebro, entro muchos otros beneficios.

Además de los beneficios inmediatos que el agua te otorga, como lo son eliminar tu sed y sentirte plenamente hidratado después de beber la cantidad correcta. Un estudio de 2015 menciona que este líquido tiene la capacidad de regular la temperatura de tu cuerpo, estimular tu digestión, desechar las toxinas consumidas en el día y, sorprendentemente también es beneficiosa en términos dermatológicos.

Comer más antioxidantes

La ingesta de antioxidantes es ideal en la reducción de los daños provocados por los radicales libres durante la exposición de químicos perjudiciales a la salud, contaminación, radiación y otros agentes. Te ayudará a la reducción de riesgos de enfermades entre otros beneficios. Si quieres lucir radiante y tener una calidad de vida adecuada, entonces no olvides consumir los siguientes alimentos ricos en antioxidantes.

  • Vitamina A: Productos lácteos, huevos, hígado y mantequilla.
  • Vitamina C: Fresas, papaya y Kiwi.
  • Vitamina E: Espinacas, nueces, semillas y col.
  • Luteína: Lechuga, espinaca y repollo (verduras de hoja verde).
  • Betacarotenos: Zanahoria, Naranja, mangos y brócoli.
  • Selenio: Leguminosas, pescado, pan integral y frutos secos.
Disminuir la ingesta de alcohol

No es un secreto que el consumir alcohol puede causar daños en la salud. Un estudio de 2021 dice que menos del 10% del alcohol absorbido se excreta con el aliento, el sudor y la orina; lo que significa que más del 90% circula por el cuerpo y acaba siendo transportado al hígado. El alcohol tiene varios puntos en su contra, desde inducir a una acumulación de grasas, hasta reducir la capacidad del hígado para realizar las funciones habituales. Limitar el consumo de esta sustancia será clave en la mejora de tu calidad de vida y tu aspecto físico, tornándolo de apariencia y funcionalidad más agradable.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.