Un estudio revela que todos tenemos un doble, y compartimos más que solo rasgos físicos

¿Alguna vez te han dicho que te pareces a alguien? Esta podría ser la explicación.

El rosto humano es la parte de nuestro cuerpo que nos genera una identidad, a parte de ser el medio por el que trasmitimos gran parte de expresiones causadas por sentimientos de enojo, tristeza, felicidad, asombro, incluso esas emociones que no nos gustaría mostrarle a nadie, como vergüenza.

Resulta curioso saber de alguien que tiene un parecido con otra persona, comparten rasgos similares, sobre todo faciales, casi idénticos sin ser parientes cercanos. El uso de las redes sociales ha potencializado encontrar parentesco con personas que no comparten siquiera la misma área geográfica, mediante un estudio se intenta resolver el enigma que, seguramente, muchos se han cuestionado.

Las parejas fueron seleccionadas a raíz del trabajo de un fotógrafo canadiense que desde 1999 ha recopilado y tomado fotos de personas parecidas. Una vez que accedieron a ser parte del estudio se hizo un perfil del área geográfica en dónde se encontraban, idioma nativo y se conoció un poco de su estilo de vida mediante formularios que llenaron.

Para poder llevar a cabo esta investigación, se ocuparon 3 algoritmo diferentes que tenían características particulares para el reconocimiento facial, los cuales fueron: red neuronal convolucional profunda personalizada (Custom-Net), MatConvNet y la API de face del Microsoft Oxford Project. Con la ayuda de estos programas se buscaba ver la semejanza de los 32 pares de personas seleccionados.

Como primer resultado obtuvieron que el 75% de las parejas tenían una similitud idéntica implementando 2 algoritmos. Para la aplicación de los 3 algoritmos el porcentaje bajo un 25 %, dónde solo el 50% (16 parejas) habían tenido el mismo reconocimiento facial.

La investigación no paró ahí; pues una vez que se descartó al 50% de las personas en dicho estudio, procedieron a realizar análisis genéticos (ADN) a las 16 parejas con rostros técnicamente iguales, de acuerdo con los algoritmos.

Para sorpresa de muchos, el análisis genético arrojo como resultado que también comparten altura, pesos y hábitos similares como el fumar y el nivel de educación, por lo que, al parecer, el físico queda de lado.

Dentro de las 16 parejas que se sometieron al análisis mediante una muestra de saliva, 9 parejas, que representan el 56.2% fueron denominadas como «ultras dobles»; compartiendo 19,277 variaciones genéticas en 3, 730 genes, los cuales se encuentran estrechamente relacionados con el físico, lo que quiere decir que son personas con similitudes genotípicas y fenotípicas).

Como factores de investigación se consideró la ascendencia (estratificación de la población) y el parentesco, descartando la posibilidad de una relación familiar de primer y segundo grado que los participantes desconocieran.

De acuerdo con los investigadores «Estos hallazgos no solo brindan pistas sobre el entorno genético asociado con nuestro aspecto facial y probablemente otros rasgos de nuestro cuerpo y personalidad, sino que también resaltan cuánto de lo que somos y lo que nos define es realmente heredado o adquirido durante nuestra vida».

También mencionan que dado que la población humana es actualmente de 7.900 millones de personas, es probable que cada vez se produzcan más estas repeticiones.

A pesar de las características y similitudes más allá del físico, no signifca que sean gemelos, pero seguir con la investigación ayudarían a una base molecular para futuras aplicaciones, principalmente en el campo de la biomedicina.

Todos los detalles en: Cell Reports.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.