Gran avance en la búsqueda de vida extraterrestre: científicos encuentran signos de agua líquida casi superficial en una luna de Júpiter

Europa, la luna de Júpiter puede tener bolsas de agua poco profundas. (Crédito de la imagen: Juez Blaine Wainwright).

Europa, la luna helada de Júpiter, es uno de los lugares favoritos de los científicos para buscar vida extraterrestre sin ir más allá del sistema solar. Se ha considerado la posibilidad de que incluso pueda desarrollar microorganismos debajo de las capas de hielo, pero lo desalentador es que estas capas podrían ser de varios kilómetros de espesor.

La buena noticia es que ahora se ha encontrado signos de agua líquida mucho más cerca de la superficie, lo que convierte a Europa como un sitio con gran potencial para ser habitable, más de lo que se pensaba. Los resultados surgen luego de que los investigadores analizaran similitudes entre los procesos que dan forma a la superficie de la luna de Júpiter y una característica de «doble cresta» en la propia helada Groenlandia de la Tierra.

Si somos más optimistas y consideramos que existe vida microbiana en Europa, esta noticia es igual de favorable para estos. Mientras el agua esté más cerca de la superficie, brinda una nueva visión de los procesos geofísicos, con mayor dinamismo, algo que podría favorecer el desarrollo de la vida.

«Como está más cerca de la superficie, donde se obtienen interesantes sustancias químicas del espacio, de otras lunas y de los volcanes de Io, existe la posibilidad de que la vida tenga una oportunidad si hay bolsas de agua en la cáscara», dijo en un comunicado el autor principal del estudio, Dustin Schroeder, profesor asociado de geofísica en la Escuela de Ciencias de la Tierra, Energía y Medio Ambiente de la Universidad de Stanford (Stanford Earth). «Si el mecanismo que vemos en Groenlandia es como estas cosas ocurren en Europa, sugiere que hay agua en todas partes».

En nuestro planeta, los científicos analizan las regiones polares utilizando instrumentos geofísicos aéreos para comprender cómo el crecimiento y el retroceso de las capas de hielo pueden afectar al aumento del nivel del mar. Debido a que el subsuelo terrestre es tan diferente del océano subterráneo de agua líquida es difícil comparar sus características.

Aquí es donde llega la sorpresa, cuando un equipo de laboratorio ajustó sus medidas para tener en cuenta la diferencia de gravedad, la forma de la doble cresta de Groenlandia es sorprendentemente similar a la de Europa.

La formación de crestas dobles en Groenlandia ocurre cuando una bolsa de agua a presión que se volvió a congelar dentro de la capa de hielo provocó que la capa de hielo se fracturara. Probablemente Europa experimente procesos similares, y nos lleva a plantear que tiene en realidad algo más que un océano profundo; podría contener agua en bolsas justo debajo de la superficie del hielo.

«La gente ha estado estudiando estas crestas dobles durante más de 20 años, pero esta es la primera vez que realmente pudimos observar algo similar en la Tierra y ver cómo la naturaleza hace su magia», dijo el coautor del estudio Gregor Steinbrügge, un científico planetario del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA que comenzó a trabajar en el proyecto como investigador postdoctoral en Stanford. «Estamos dando un paso mucho mayor en la dirección de comprender qué procesos dominan realmente la física y la dinámica de la capa de hielo de Europa».

A pesar de que Europa es de los mejores candidatos para albergar vida extraterrestre en el sistema solar, no se sabe mucho de sus características y los procesos geológicos que se den en ese mundo. De esta forma, este hallazgo constituye un gran avance abriendo muchas posibilidades a descubrimientos aún más emocionantes.

La investigación aparece en Nature Communications.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.