¿Podría la Tierra abandonar nuestro sistema solar?

¿Podría nuestro planeta ser obligado a abandonar el Sistema Solar? (Crédito de la imagen: Guillaume Preat/EyeEm).

La idea de que en algún momento la Tierra ya no será parte del Sistema Solar sigue siendo parte de las historias de ciencia ficción. Pensar en este escenario parece un poco descabellado, pero ¿qué dicen los científicos al respecto?

A simple lógica, tal vez podamos decir que la Tierra abandone nuestro sistema solar es algo que va de muy poco probable a imposible. Pues, no conocemos ningún escenario en el que esto suceda. Sin embargo, el Universo es grande y está lleno de sorpresas, de este modo podemos divagar en la pregunta y explorar si por alguna razón nuestro planeta pasaría a ser un planeta vagabundo.

Los científicos dicen que esto es algo muy poco probable, pero no imposible. «La Tierra podría alejarse de su órbita a través de la acción de un objeto interestelar masivo, volando a través del espacio interestelar y entrando en el sistema solar y pasando cerca de la Tierra», dijo a LiveScience Matteo Ceriotti, ingeniero aeroespacial y profesor de ingeniería de sistemas espaciales en la universidad de Glasgow Reino Unido.

Considerando el planteamiento teórico del objeto interestelar masivo que saca de órbita a la Tierra, Ceriotti dice que «en este encuentro cercano, conocido como ‘sobrevuelo’, la Tierra y el objeto intercambiarían energía e impulso, y la órbita de la Tierra se interrumpiría. Si el objeto fuera lo suficientemente rápido, masivo y cercano, podría proyectar la Tierra en una órbita de escape dirigida fuera del sistema solar».

El escenario mencionado es teóricamente posible dice Timothy Davis, profesor titular de física y astronomía en la Universidad de Cardiff. Con la hipótesis de que los planetas, tal como existen en este momento, están en órbitas estables alrededor del Sol. Sin embargo, si el Sol tuviera un encuentro cercano con otra estrella, entonces las interacciones gravitacionales de estos cuerpos podrían perturbar estas órbitas y potencialmente causar que la Tierra sea expulsada del Sistema Solar.

Si bien, el planteamiento puede llegar a ser válido, de darse, tendría que ser predecible. Además, es improbable que fuerzas externas obliguen a la Tierra ser expulsada de este sistema planetario por lo menos los próximos años. Dicho de otra forma, naturalmente no se conoce ningún mecanismo próximos 5 mil millones de años que lleve a nuestro planeta a vagar libremente por la galaxia.

Ahora que sabemos que la naturaleza tal vez no nos saque de este vecindario cósmico, podemos pensar sobre si la humanidad pudiera crear algo que obligue al planeta a ser expulsado. «La energía requerida para sacar a la Tierra de su órbita y expulsarla del sistema solar es tan masiva, equivalente a mil trillones (un 1 con 21 ceros después) de bombas nucleares de megatones que estallan a la vez, que esto parece poco probable», dijo Davis.

En este escenario la Tierra volaría hacia el espacio interestelar hasta que fuera capturada o tragada por otra estrella o un agujero negro. Si la Tierra abandonara el Sistema Solar, puede resultar en la destrucción de la vida del planeta ya que casi toda la energía utilizada por los organismos vivos de la Tierra se origina en el Sol, expresó Ceriotti.

Algo mucho más realista es cuando el Sol muera en unos 5 mil millones de años. En ese entonces nuestra estrella se habrá vuelto suficientemente masiva como para tragarse a Mercurio, Venus y probablemente la Tierra. Los planetas restantes cambiarán sus órbitas y tal vez alguno de ellos acabe en el espacio interestelar.

Otro escenario que tal vez perturbe las órbitas planetarias ocurrirá en unos 4.500 millones de años, durante la colisión entre Andrómeda y la Vía Láctea. Aun así, el espacio entre sistemas planetarios es demasiado grande que sigue siendo poco probable la separación o destrucción del nuestro.

En conclusión, en el supuesto que la Tierra abandonara el Sistema Solar no hay de qué preocuparse, ya que si esto fuera posible sucedería dentro de miles de millones de años.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.