Un misterioso cohete se estrellará con la Luna en unas horas, los científicos sospechan que es chino

Un viejo pedazo de cohete se estrellará con la Luna, pero nadie reconoce ser el dueño. (Imagen: captura Enséñame de Ciencia/NBC News).

Un viejo pedazo de cohete se estrellará con la Luna, anteriormente se pensó que es la segunda etapa de un Falcon 9 de SpaceX que puso en órbita un satélite de la NASA llamado Deep Space Climate Observatory (DSCOVR). Ahora, los astrónomos han corregido la información e indican que en realidad se trata de un propulsor chino, de un lanzamiento de cohete en 2014 en la misión Chang’e 5-T1 (aunque China lo niega).

Se calcula que se estrellará con la Luna a unos 9288 km/h, muy cerca del lugar y hora que se había previsto, el 4 de marzo de 2022 a las 12:25 UTC. Tiene aproximadamente 12 metros de largo y pesa 4500 kilogramos. Sin embargo, nadie parece estar interesado en reconocer de quién es el cohete, inicialmente se dijo que era de SpaceX y ahora chino, pero ambos negaron la propiedad.

El científico Bill Gray, un investigador independiente y desarrollador de software que rastrea objetos cercanos de la Tierra, y sus colegas del JPL de la NASA dicen que identificaron erróneamente al objeto y que ahora tienen pruebas fehacientes de que es un propulsor de la misión lunar Chang’e 5-T1.

La información ha sido confirmada por estudiantes de Arizona en el laboratorio de Conciencia del Dominio Espacial de la universidad en el Laboratorio Lunar y Planetario. «Tomamos un espectro (que puede revelar la composición material de un objeto) y lo comparamos con cohetes chinos y de SpaceX de tipos similares, y coincide con el cohete chino», dijo el profesor asociado de la UArizona Vishnu Reddy, que codirige el laboratorio de Conocimiento del Dominio Espacial con el profesor de ingeniería Roberto Furfaro. «Esta es la mejor coincidencia, y tenemos las mejores pruebas posibles en este momento».

Si te estás preguntando sobre la visibilidad del evento, Bill Gray escribió anteriormente que «desgraciadamente, las observaciones serán básicamente imposibles hasta el 7 de febrero, cuando el objeto esté a baja elongación. Entonces tendremos una breve ventana de observación de un día o dos, durante la cual será brillante, estará cerca y se moverá rápidamente. Las observaciones deberían permitirnos precisar el punto de impacto con una precisión de un kilómetro más o menos, posiblemente mejor… lo cual es bueno, porque del 10 de febrero al 4 de marzo, volverá a estar en bajas elongaciones y no vamos a ver nada».

Si bien, no será posible observar el impacto desde la Tierra, hay satélites en órbita lunar que sí podrían hacerlo. Satélites como el Lunar Reconnaissance Orbiter de la NASA o el Chandrayaan-2 de la India, solo que tendrían que coincidir y las probabilidades de que estén arriba en el momento adecuado son bastante bajas. Quizá puedan realizar una maniobra y rastrar al objeto, cosa que no pasará si es considerado poco importante. Pero dejará un cráter que los científicos podrán observar más adelante y así aprender un poco más sobre geología lunar.

¿Esto debe preocuparnos? La respuesta corta es no, en lo absoluto (al menos por ahora). La Luna es golpeada constantemente, no con cohetes claro está, pero sí con objetos del espacio interestelar, los cuáles llegan a ser mucho más grandes, más veloces y dejan notables cráteres.

Por último, no es la primera vez que algo fabricado por humanos se estrella contra la Luna. En el 2009 lo hizo un satélite de la NASA, aunque a propósito para detectar firmas clave de hielo de agua. Gray dice que la vieja pieza del Falcon 9 marcaría el primer impacto lunar no intencional.

Vale la pena insistir en que el impacto no representa ningún mal para la Luna ni para nadie. A pesar de ello, no se debe ignorar la preocupación por el aumento de desechos espaciales ya que pueden representar un problema grave a futuro.

«El próximo impacto lunar ilustra bien la necesidad de un régimen regulador completo en el espacio, no solo para las órbitas económicamente cruciales alrededor de la Tierra, sino también aplicable a la Luna», dijo Holger Krag, Jefe del Programa de Seguridad Espacial de la ESA.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.