Un sombrío descubrimiento revela a la víctima de tiburón más antigua nunca antes encontrada

Durante mucho tiempo los encuentros letales con tiburones han sido plasmados en las películas de ciencia ficción. Hasta hoy son muy poco frecuentes los ataques de tiburones a humanos, y cuando llegan a ocurrir, rara vez son letales. Sin embargo, eso no significa que nunca se hayan documentado en la vida real.

Ahora, un equipo de investigadores reportan los hallazgos de un esqueleto humano de hace casi 3,000 años de antigüedad, el cual, después de ser analizado en detalle, se llegó a la conclusión de que el hombre sufrió un encuentro fatal con un tiburón, lo que le ocasionó la muerte. Este ha sido el registro más antiguo nunca antes descubierto de un ataque de tiburones.

Los restos óseos fueron encontrados en el sitio arqueológico Tsukumo Shell a principios del siglo XX. Cuando el equipo de arqueólogos los descubrieron en aquel entonces, se percataron de que el hombre había muerto debido a más de 800 heridas que marcaron sus huesos. Aunque se demostró que las marcas óseas no habían sido provocadas por herramientas de la época en que vivió el hombre, así como tampoco por la fauna presente en el medio, permaneció en la interrogante cuál había sido la causa de esas marcas.

Ahora, un equipo de arqueólogos de la Universidad de Oxford en Reino Unido han descubierto que las casi 800 heridas encontradas en los restos óseos del hombre, fueron provocadas por dos posibles especies de tiburón: tiburón tigre (Galeocerdo cuvier) o un tiburón blanco (Carcharodon carcharias). Para asegurarse de que sus resultados eran correctos, analizaron cada tipo de conflictos humanos que pudieran haber ocasionado las marcas, así como también se estudió la fauna carroñera. Al final se descartaron estos factores como causas de las marcas. «Dadas las heridas, claramente fue víctima de un ataque de tiburón», explicaron en un comunicado los arqueólogos Alyssa White y Rick Schulting, autores principales del estudio publicado recientemente en Journal of Archaeological Science.

(White et al., J. Archaeol. Sci. Rep., 2021 / JAW, cortesía de la Universidad de Kyoto)

Debido a que los casos arqueológicos de informes de tiburones son muy raros, el equipo de trabajo recurrió al experto George Burgess, Director Emérito del Programa de Florida para la Investigación de Tiburones. Con él, reconstruyeron el ataque. Así, el equipo concluyó que el individuo murió hace más de 3,000 años, entre 1370 y 1010 a. C. 

Debido a la gran cantidad de heridas, los investigadores creen que el hombre habría muerto muy rápidamente. Dada la cantidad de mordeduras que alcanzaron los huesos del hombre, sus arterias femorales se habrían fragmentado tras los primeros ataques del animal, lo que habría provocado una muerte rápida por shock hipovolémico. 

La investigación ha sido publicada en Journal of Archaeological Science, y la puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.