No hay vínculo entre el uso de la tecnología en los adolescentes y los problemas de salud mental.

Durante mucho tiempo ha permanecido la creencia de que el uso excesivo de la tecnología y las redes sociales, tienen una repercusión negativa en la correcta salud mental de los adolescentes, pues gracias al empleo de los teléfonos inteligentes y a dispositivos móviles mas sotificados, son más los jóvenes que tienen acceso a nuevas tecnologías.

Sin embargo, un nuevo estudio realizado en Oxford parece contradecir las creencias impuestas. De acuerdo con investigadores de Oxford Internet Institute, no hay evidencia de que hayan aumentado las asociaciones entre el compromiso en la salud mental de los adolescentes con la tecnología digital y los problemas de salud mental.

En el estudio, publicado el 3 de mayo en la revista Clinical Psychological Science, los investigadores evaluaron a 430,561 adolescentes de entre 10 y 15 años en Reino Unido y los Estados Unidos, a partir de tres encuestas diferentes, sin encontrar algún vínculo concluyente entre el uso de tecnología y los problemas de salud mental, sin embargo, el estudio mostró un pequeño aumento en la asociación entre el uso de las redes sociales y los problemas emocionales, que es algo que requiere más investigación, de acuerdo con los autores del estudio. «Encontramos algunas asociaciones limitadas entre el uso de las redes sociales y los problemas emocionales, pero es difícil saber por qué están asociados, pudiendo ser inclusive hasta por desmotivaciones cuando los jóvenes tratan de buscar apoyo en sus compañeros»  , informó en un comunicado el Dr. Matti Vuorre  del Oxford Internet Institute y autor principal del estudio.

Aunque el estudio se basó en la autoevaluación y solo analizó las asociaciones, los autores enfatizan en hacer más investigaciones al respecto, ya que en este estudio no se analizaron los factores causales. «Necesitamos colaboraciones de investigación más transparentes entre investigadores independientes y empresas de tecnología», concluyó el Dr. Vuorre.

La investigación ha sido publicada en el Clinical Psychological Science, y la puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.


Categorías:Medicina y Salud, Tecnología

Etiquetas:,