El consumo regular de cannabis es dañino, independientemente de la edad que la persona lo comience a consumir.

Hace unos días realizamos una nota sobre un estudio realizado por un equipo de investigación  de la Universidad de Medicina y Ciencias de la Salud RCSI, en el cual se informaba que el consumo frecuente de cannabis en la población juvenil (principalmente en los adolescentes) tiene un elevado potencial de reducir su coeficiente intelectual a largo plazo.

Ahora, un estudio en este tema ha revelado otra situación un tanto alarmante, pues una investigación dirigida por la Universidad de Queensland ha encontrado que el consumo regular de cannabis puede tener efectos dañinos más adelante en la vida, independientemente de la edad en que la persona comience a consumirlo. En el estudio, los investigadores compararon los datos de tres grupos: sujetos que comenzaron el consumo antes de la secundaria, sujetos que lo iniciaron después de la secundaria, y sujetos que no lo habían consumido durante 35 años.

“En comparación con los no consumidores, los consumidores habituales de cannabis tenían más probabilidades de consumir alcohol, fumar tabaco, consumir otras drogas ilícitas y no tener una relación a los 35 años. Estos resultados fueron más comunes entre aquellos que comenzaron a consumir cannabis con regularidad en la adolescencia”, dijo en un comunicado el Dr. Gary Chan, de la Universidad de Queensland y autor principal del estudio.

Además de evaluar aspectos emocionales, como depresión y ansiedad, el estudio también evaluó los patrones de consumo de cannabis a medida que pasaba el tiempo, incluyendo variables como dificultades económicas, tabaquismo, alcoholismo, el estado civil, empleo y el uso de otras drogas ilícitas. 

Es bien conocido que el consumo de cannabis puede ser empleado para tratar ciertas afecciones, sin embargo, el estudio advierte de las consecuencias a largo plazo del consumo. “Los consumidores de cannabis que comenzaron a consumir regularmente en la adolescencia tuvieron peores resultados en la vida posterior que sus pares que no lo consumían. El grupo más grande que comenzó a consumir cannabis regularmente después de terminar la escuela secundaria representó la mayoría de los daños relacionados con el cannabis en la edad adulta”, escriben los autores en las conclusiones de su estudio.

La investigación ha sido publicada en el Drug and Alcohol Review, y la puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.