Crean el primer mini páncreas bioimpreso en 3D que ayudará en la lucha contra la diabetes.

El páncreas es un órgano de vital importancia, cuyas funciones van más allá de los procesos digestivos. Este órgano tiene la peculiaridad de tener una función exócrina (mediante la secreción de enzimas digestivas como amilasa y lipasa pancreática) y una función endocrina (con la segregación de una hormona muy importante en el metabolismo, conocida como insulina). Sin embargo, el páncreas es susceptible de padecer muchas enfermedades, lo cual puede comprometer su correcta funcionalidad.

La diabetes es una de las afecciones que están más relacionadas con problemas pancreáticos. De hecho, más de 450 millones de adultos en todo el mundo padecen diabetes.

Ahora, un equipo de investigadores han desarrollado una especie de páncreas que podría ser utilizado para probar nuevos fármacos, lo cual podría ser clave para tratar padecimientos en diabéticos antes de emplear agentes xenobióticos directamente en ellos.

Todo comienza con el diseño por ordenador de un páncreas en 3D en sólo 30 segundos, para después ser impreso el tejido con vasos sanguíneos incluidos; todo a partir de una pequeña muestra de células troncales (las mal llamadas células madre) del paciente. “Una de las principales ventajas de nuestro método es que puede crear tejido en un solo bloque, lo que lo hace particularmente útil para imprimir tejidos blandos como órganos”, explica en un comunicado el Dr. Paul Delrot, de Readily3D, empresa que junto al Laboratorio de Dispositivos de Fotónica Aplicada (LAPD) de EPFL desarrolló esta tecnología.

A través de esta novedosa tecnología, los científicos podrían acelerar el diagnóstico y tratamiento de la diabetes, pudiendo probar cada uno de los fármacos antes de utilizarse en los pacientes, además de eliminar la necesidad de realizar pruebas con animales. “Los pacientes no tendrán que probar una variedad de medicamentos, algunos de los cuales pueden tener efectos secundarios desagradables, antes de encontrar el adecuado para ellos”, dice Damien Loterie, director ejecutivo de Readily3D.

Por otra parte, los científicos esperan que este sistema pueda emplearse para la bioimpresión de otros órganos de trasplante, como el corazón.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.