Hasta la placenta humana tiene microplásticos.

En los últimos años, la producción de plástico ha alcanzado su pico máximo. Estos productos sufren un proceso de degradación en el ambiente, formando lo que se conoce como microplásticos (MP). Los microplásticos son un problema en el que se están realizando muchas investigaciones, pues estos tienen la capacidad de pasar del medio ambiente a los organismos vivos. Desde hace unos años, se han descubierto algunas especies que presentan microplásticos en su interior; y en otros estudios se ha relacionado la generación de microplásticos con problemas adversos en los ecosistemas, no solo marinos.

Ahora, un equipo de investigadores italianos del Departamento de Obstetricia y Ginecología del Hospital San Giovanni Calibita Fatebenefratelli, han encontrado la primera evidencia de microplásticos en la placenta humana. “Este es el primer estudio que revela la presencia de microplásticos pigmentados y, en general, de partículas artificiales en la placenta humana”, comentan los investigadores en su trabajo, publicado a finales de enero de este año en la revista Environment International.

El equipo realizó la detección de dichas estructuras mediante Microspectroscopía Raman, analizando las placentas de seis mujeres que se ofrecieron voluntarias para la investigación. En total, los científicos pudieron detectar en cuatro mujeres 12 fragmentos microplásticos, con forma esférica o irregular: se encontraron 5 MP en las porciones del lado fetal, 4 en las porciones del lado materno y 3 en las membranas corioamnióticas.

“Debido al papel crucial de la placenta en el apoyo al desarrollo del feto y al actuar como interfaz entre este último y el entorno externo, la presencia de partículas plásticas exógenas y potencialmente dañinas es un motivo de gran preocupación”, escriben los investigadores en sus conclusiones.

Si bien los efectos de los microplásticos en la salud humana aún no se conocen a fondo, los científicos piensan que la exposición a estos pueden provocar alteraciones en la respuesta inmune, alteraciones en el crecimiento fetal, y  resultados adversos del embarazo, incluida la preeclampsia.

El equipo hace énfasis en realizar más estudios como este, a fin de aumentar el tamaño de la muestra. 

Los resultados han sido publicados en el Environment International, y los puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.


Categorías:Medicina y Salud

Etiquetas:,