¿Por qué cuando sufres una cortadura, chupas la herida?

Todos alguna vez hemos experimentado esa sensación cuando sufrimos una herida; lo primero que hacemos es, inconscientemente chupar la zona afectada y, curiosamente pensamos que eso está bien. Pero no solo lo hacemos nosotros como humanos. Si usted tiene mascotas, seguramente habrá observado que ellos también lo hacen. De hecho, cualquier animal realiza esto cuando sufre una herida, entonces ¿Por qué lo hacemos? ¿Tiene algún efecto beneficioso hacer esto? o, por el contrario ¿Es perjudicial hacerlo?

La piel actúa como una barrera inmunológica física, la cual protege y mantiene la correcta homeostasis del cuerpo por dentro. Cuando usted sufre una herida en la piel, las capas de este órgano pierden su integridad, dejando expuesto al organismo a los ataques de diversos agentes infecciosos, por ejemplo hongos, bacterias y virus, los cuales entran en contacto inmediatamente con la herida expuesta y, aunque llegado a este punto se ponen en marcha los mecanismos de defensa innatos del sistema inmunológico para contrarrestar los ataques de estos microorganismos, el instinto evolutivo nos ha dicho que siempre es mejor prevenir, que lamentar. 

Bacterias colonizadoras de la piel, observadas por microscopía electrónica.

Muchas de las bacterias que se encuentran en el medio ambiente pueden ocasionar graves daños dentro del cuerpo si llegaran a colonizarlo; sin embargo, son susceptibles a ciertas sustancias que el propio cuerpo secreta. Su rígida pared celular conformada por peptidoglicano y que les confiere resistencia, es también su talón de Aquiles. Los débiles enlaces que mantienen integra dicha estructura, son susceptibles a degradarse por la acción de moléculas conocidas como enzimas.

Estructura tridimensional de la lisozima.

Las enzimas son estructuras proteicas con actividad catalítica, y en nuestro cuerpo fungen un papel sumamente importante para mantenernos vivos. En nuestra saliva se encuentra en abundancia una enzima llamada lisozima, misma que tiene la capacidad de dañar a las células bacterianas, por acción hidrolítica sobre su pared celular compuesta por peptidoglicano. Entonces, cuando usted sufre una herida y la chupa, inconscientemente les está dando un baño de lisozima a las bacterias que tratan de entrar al cuerpo (muchas de ellas forman parte de la microbiota normal de la piel, pero dentro del organismo pueden producir efectos fatales), un instinto que se ha mantenido y transmitido de generación en generación a lo largo del tiempo.

Claro está que es mejor recurrir a los métodos sanitarios recomendados por las diversas instituciones de salud, para desinfectar una herida y evitar su infección.

La próxima vez que hagas esto, sabrás el por qué de la acción.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.


Categorías:Curiosidades Científicas y más.

Etiquetas: