Cómo limpiar las sillas tapizadas: trucos fáciles para eliminar las manchas

limpia las manchas.

Las sillas son uno de los objetos más comunes en el hogar, por dicha razón es importante que estén limpias puesto que en ella se descansa al momento de comer o hacer otra actividad. Tal vez te hayas encontrado en el problema de no saber cómo eliminar las manchas de las sillas de cuero de tu hogar, muchas veces evitando limpiarlas para no arruinarlas. A continuación te diré algunos trucos con los que podrás limpiar las sillas y eliminar las manchas por completo.

Elimina las manchas

Para eliminar las manchas puedes utilizar un par de trucos que te permitirán limpiarlas sin necesidad de mojar toda la silla. Con ayuda de un algodón con alcohol seca la mancha que repose sobre el cuero de la silla, la sustancia actuará eliminando poco a poco, tendrás que frotar hasta que la mancha haya desaparecido por completo. Para finalizar limpia el alcohol con agua libia y un poco de detergente para platos. El asiento quedará reluciente sin necesidad de gasta una gran cantidad de dinero.

Otra manera de hacerlo es utilizando un poco de pasta de dientes. Puede parecer extraño, pero la pasta de dientes será sumamente efectiva para solucionar el problema sin necesidad de mojar toda la silla. Un punto para recalcar es que la pasta debe de ser blanca y libre de gel, de lo contrario el problema podría empeorar manchando aún más el cuero. Debes aplicar una cantidad suficiente de producto sobre la mancha en el siento, y con ayuda de un cepillo de dientes frotar para lograr remover toda la mancha. Por último, enjuaga con un poco de agua tibia y verás que las manchas habrán desaparecido.

Te recomendamos utilizar agua tibia para enjuagar pues un poco de temperatura será de gran ayuda para eliminar las manchas. Es importante que el agua no esté muy caliente pues de lo contrario podría dañar el material.

Prueba otro método

Si ninguna de las soluciones anteriores te fue de gran ayuda, entonces te recomendamos el uso del bicarbonato de sodio. Para llevar a cabo este método, en un recipiente mezcla media taza de bicarbonato de sodio y una taza de agua limpia, revuelve muy bien y agrega la solución al asiento sucio, al igual que con el truco anterior, frota con un cepillo hasta remover cualquier resto de suciedad. Si te cuesta trabajo eliminar las manchas, puedes dejar reposando por media hora, remueve el bicarbonato y enjuaga. Así de fácil las manchas desaparecerán. En el caso de que prefieras lavar todo el asiento, entones puedes emplearlo en toda la superficie.

Seca

Por último, recuerda secar muy bien, pues de no hacerlo podrías abrir paso a los hongo y humedad. Lo mejor es secar el exceso de agua y posteriormente exponer al sol la silla para que seque de una manera correcta y uniforme. Puedes utilizar alguna aspiradora para retirar el exceso de líquido y que el secado sea más fácil. No olvides limpiar las bases de las sillas con algún detergente de ti preferencia, verás que las sillas quedarán como nuevas.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.