Cómo eliminar el sarro de los vidrios y espejos del baño: 2 trucos infalibles

La formación de sarro sobre distintas superficies del baño es una situación bastante común que en algunas ocasiones, además de restar estética, puede afectar la funcionalidad de los instrumentos, como en el caso de la regadera y las llaves del lavabo, que obstruye la salida del agua.

Cuando esta problemática se encuentra sobre los vidrios y espejos del baño también puede alterar su función, sobre todo en el caso de los espejos, y en ambas circunstancias esto contribuye a que la limpieza de estos sitios sea mucho más compleja.

Afortunadamente existen formas de eliminar el sarro de dichas superficies con productos que todos tenemos en casa, aquí te contamos cómo puedes hacerlo. ¡Sigue leyendo!

¿Por qué se forma el sarro en las superficies?

El sarro es simplemente una acumulación de calcio y otros minerales que están disueltos o son arrastrados por el agua que llega a nuestro hogar.

Cuando esta agua queda estanca sobre las superficies, y con el paso del tiempo se evapora, desaparece el rastro de humedad, pero quedan los solutos que la acompañaban, formando una pequeña capa de minerales acumulados. Este proceso suele ser un ciclo repetitivo y el cúmulo de esta capa es lo que denominamos sarro.

2 trucos infalibles para eliminar el sarro de los vidrios y espejos del baño

Hay formas de eliminar el sarro de tus superficies sin tener que recurrir a las mezclas peligrosas de productos de limpieza, aquí te describimos algunos trucos infalibles y seguros para deshacerte de este problema.

Vinagre blanco

El vinagre contiene ácido acético en su composición, que es un ácido débil capaz de disolver la acumulación de minerales (sarro). Para aplicarlo usted debe seguir los siguientes pasos:

  • Humedece la cantidad necesaria de toallas de papel de cocina (o más) con vinagre blanco.
  • Colócalas sobre la superficie de tus espejos o vidrios, esto se realiza porque es necesario que el vinagre esté el mayor tiempo posible en contacto con el sarro.
  • Deja reposar el mayor tiempo posible (hasta un día).
  • Pasado el tiempo, frota perfectamente con un cepillo de dientes o esponja para retirar el sarro.
  • Enjuaga muy bien la superficie o pasa un paño seco y limpio para eliminar los restos de vinagre.
  • Observarás cómo el sarro se eliminará.
  • Otra opción es que humedezcas una esponja suave con vinagre y la pases sobre los vidrios y espejos del baño, debes dejar actuar el mayor tiempo posible y seguir los pasos descritos anteriormente. La problemática con este método es que el vinagre se resbalará y no tendrá tanto efecto sobre el sarro.

Bicarbonato + vinagre

Esta mezcla puede ser funcional y más práctica, puesto que se genera una pasta que queda impregnada en la superficie, para aplicarla usted debe seguir los siguientes pasos:

  • Utiliza una cucharada de bicarbonato y la cantidad de vinagre blanco necesario para formar una pasta.
  • Aplica sobre toda la superficie de vidrios y espejos.
  • Deja actuar el mayor tiempo posible (hasta un día).
  • Una vez pasado el tiempo, frota con un cepillo o esponja.
  • Retira la pasta enjuagando perfectamente o pasando un paño seco y limpio.
  • Observarás como el sarro se eliminará.

Por último, recuerda que mientras más rápido actúes una vez que haya observado la acumulación de sarro, más sencillo será eliminarlo.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.