La NASA y SpaceX estudian la posibilidad de extender la vida útil del Hubble, y tenemos que ir hasta él

Buenas noticias: La NASA y SpaceX estudian la posibilidad de extender la vida útil del Hubble.

Hubble (HST, Hubble Space Telescope) es el observatorio espacial más famoso, y probablemente el de mayor éxito, que ha existido. El telescopio de 11 toneladas fue situado en una órbita de 570 km de altura alrededor de la Tierra por el transbordador espacial en abril de 1990. Ha hecho innumerables descubrimientos sirviendo para miles de artículos que han sido publicados gracias a esos datos. Desde su posición Hubble puede detectar la luz con una «agudeza visual» cinco veces mayor que los mejores telescopios terrestres.

Actualmente, junto al reciente Telescopio Espacial James Webb (JWST), es el observatorio espacial más famoso, y probablemente el de mayor éxito, que ha existido. ¡Es un tesoro para el conocimiento humano! Hasta la fecha, el telescopio ha realizado 1,5 millones de observaciones de aproximadamente 50.000 objetivos celestes. El longevo Hubble de 32 años sigue proporcionado una deslumbrante variedad de imágenes que han asombrado e inspirado al público. El diseño único del Hubble, que permite que los astronautas lo reparen y actualicen con tecnología avanzada, lo ha convertido en uno de los observatorios más valiosos que a través de vistas de maravillas cósmicas aporta nuevo conocimiento sin precedentes.

¡Hoy tenemos buenas noticias! Este jueves 29 de diciembre, la NASA anunció que firmó un acuerdo con SpaceX para estudiar la viabilidad de una idea de SpaceX y el Programa Polaris para elevar el telescopio espacial Hubble de la agencia a una órbita más alta con la nave espacial Dragon.

Los equipos esperan que el estudio dure hasta seis meses, recogiendo datos técnicos tanto del Hubble como de la nave espacial SpaceX Dragon. Estos datos ayudarán a determinar si sería posible reunir, acoplar y trasladar el telescopio a una órbita más estable de forma segura.

«Este estudio es un ejemplo emocionante de los enfoques innovadores que la NASA está explorando a través de asociaciones público-privadas», dijo en un comunicado Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas en la sede de la NASA en Washington. «A medida que nuestra flota crece, queremos explorar una amplia gama de oportunidades para apoyar las misiones científicas más robustas y superlativas posibles».

Aunque el Hubble y Dragon servirán como modelos de prueba para este estudio, partes del concepto de la misión pueden ser aplicables a otras naves espaciales, en particular las que están en órbita cercana a la Tierra como el Hubble.

¿Por qué esto extendería la vida útil del Hubble?

El Hubble lleva funcionando más de 3 décadas, a cerca de 600 km por encima de la Tierra en una órbita que va decayendo lentamente con el tiempo. Si se lograse reimpulsar al telescopio a una órbita más alta y estable, esto se podría traducir en varios años de operaciones a su vida adicionales. Al final de su vida útil, la NASA planea retirar el Hubble de la órbita de forma segura o deshacerse de él.

«SpaceX y el Programa Polaris quieren ampliar los límites de la tecnología actual y explorar cómo las asociaciones comerciales pueden resolver de forma creativa problemas complejos y desafiantes», dijo Jessica Jensen, vicepresidenta de Operaciones e Integración de Clientes de SpaceX. «Misiones como el servicio al Hubble nos ayudarían a ampliar las capacidades espaciales para, en última instancia, ayudarnos a todos a alcanzar nuestros objetivos de convertirnos en una civilización espacial y multiplanetaria».

Como mencionamos en un principio, el telescopio fue diseñado para ser visitado periódicamente por astronautas. No sería la primera vez que recibe visita ya que se llevaron nuevos instrumentos y tecnología, y realizaron reparaciones desde diciembre de 1993 hasta mayo de 2009.

De acuerdo con los colaboradores de la NASA, tras el lanzamiento en abril de 1990, la NASA descubrió que el espejo primario estaba defectuoso. El defecto era minúsculo, solo una cincuentava parte del ancho de un cabello humano, pero de todas formas afectaba significativamente la visión del Hubble. Durante la Misión de Servicio 1, en diciembre de 1993, los astronautas añadieron ópticas correctoras para compensar el defecto.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.