Alarga la vida de tus joyas de fantasía: 3 trucos caseros para evitar que se despinten

La adquisición de objetos de valor siempre ha generado un estatus dentro de la sociedad. Desde el asentamiento de las primeras civilizaciones se han implementado estas reglas sociales, dónde se adornaba la piel con distintivo al igual que la posesión de ciertas prendas se limitaba a un grupo de personas.

Conforme se fue desarrollando el comercio y el trueque, el poder adquisitivo de los objetos fue cambiando, hasta llegar el turno de la Revolución Industrial, formalizando como forma de pago, un sistema monetario.

Además de dinero, los metales preciosos tienen un alto valor adquisitivo, siendo el oro, uno de los elementos más apreciados hoy en día por todos.

La plata y el platino son otros de los elementos atesorados por el ser humano que, emplea su uso en la industria electrónica y eléctrica, pero su mayor uso, en la industria de la joyería.

El uso de estos preciados metales ha estado relacionado a grandes familias durante varias generaciones alrededor del mundo, volviendo altamente codiciados a estos materiales. Gracias a la maleabilidad de estos elementos, su uso es variado y en conjunto con la creatividad de los artesanos y demandas del cliente, se han generado piezas únicas.

Las personas dedicadas al trabajo de oro, plata y platino (orfebres) son considerados verdaderos artesanos quienes, incluso, han llevado su arte al recubrimiento de paredes de estilo barroco en diferentes construcciones y monumentos.

La sociedad actual valora y admira el trabajo realizado para la elaboración de joyas, que no pueden faltar en el uso del día a día para las personas, volviéndose pate de su vestimenta.

Cómo se comentó al inicio, lamentablemente, los metales preciosos tienen un alto costo adquisitivo y poder implementar estas joyas como parte de las pertenencias de los individuos, puede representar un gasto que muchas personas consideran innecesario.

Aunado al alto valor económico que tienen las joyas, también se lidia con el tema de la inseguridad que se ve relacionado entorno a estos metales, considerándolos en muchos casos, una mala inversión de capital, que bien podría ser utilizado en bienes más útiles.

Afortunadamente, la industria de la joyería tiene excelentes alternativas ideales para todo tipo de bolsillos y las personas que gustan de las joyas.

La joyería de fantasía es considerada actualmente como tendencia por su versatilidad y la posibilidad de adquirir un variado número de ejemplares que combinarán a la perfección con tu outfit. Sin embargo, muchas personas cuestionan la durabilidad de estas alhajas, anunciando la facilidad con la que pierden color.

Es cierto que los materiales con los que están elaboradas estas joyas tienden a perder su brillo y en el peor de los casos, el color, dando un desagradable acabado. Esto ocurre por la corrosión del material al ser expuesto a elemento como agua, jabón y exposición a otros factores.

Existe una forma de evitar que esto ocurra, aquí te decimos cómo prevenir y alargar la vida de tus alhajas.

  • Uno de los mejores trucos que puedes implementar, sobre todo si se trata de piezas lisas es colocar un poco de esmalte de uñas transparente. Así que una vez que adquieras tus accesorios, puedes colocar una o varias capas del barniz, recuerda dejar secar muy bien antes de utilizar.
  • Las aspirinas serán tu nuevo aliado para mantener el brillo en tus joyas, con este truco evitaras que se despinten, además, dejarás un aspecto brilloso en ellas. Lo único que tienes que hacer es mezclar 2 aspirinas efervescentes en un poco de agua, una vez que se hayan desecho procede a colocar los accesorios y deja reposar durante 10 minutos, pasado el tiempo, seca con ayuda de una toalla.
  • Por último, puedes evitar la perdida de color en tus accesorios rociando spray para el cabello a una distancia de 20 cm. Si tus objetos tienen cristales procura cubrir perfectamente para evitar que se hagan opacos.
Comparte ciencia, comparte conocimiento.