5 alimentos que nunca debes guardar en la puerta de la nevera

El refrigerador (o nevera) nos ayuda a conservar múltiples alimentos por mucho más tiempo, alargando su vida útil y evitando el desperdicio, esto se debe simplemente a que las temperaturas bajas propicia que la reproducción y proliferación bacteriana sea más lenta.

De este modo, resguardar los alimentos perecederos dentro del refrigerador es necesario para su adecuada conservación y para mantenerlos en condiciones adecuadas para el consumo humano. Ante esto, es importante que reconozcas que no todas las partes de la nevera mantienen la misma temperatura.

Es muy bien reconocido que la puerta de la nevera es el sitio que se mantiene menos frío que el resto del electrodoméstico, además, es susceptible a fluctuaciones de temperatura importantes debido a que abre y se cierra con frecuencia. De esta manera, los alimentos contenidos en ese sitio corren mayor riesgo de no conservarse adecuadamente y estropearse antes del tiempo estimado.

De esta manera, es importante que usted no almacene alimentos perecederos en la puerta, es decir, aquellos que tienen un tiempo de duración limitada y suelen estropearse fácilmente. Aquí te decimos cuáles son los alimentos que nunca debes de guardar en la puerta de la nevera para su adecuada conservación. ¡Continúa leyendo!

Alimentos que nunca debes guardar en la puerta de la nevera

Leche

Aunque podría parecer que los estantes en la puerta de la nevera son el mejor sitio para guardar lo litros de leche, la realidad es que para garantizar su calidad y que sea segura para su consumo durante más tiempo, usted debe evitar colocarla en ese sitio.

Lo más recomendable, según el Consejo de Productos Lácteos de California es guardar la leche en la parte trasera de los estantes del refrigerador, donde está más fría. Asimismo, la Academy of Nutrition and Dietetics recomienda guardar este producto en los estantes medios del refrigerador, no pegados a la puerta ya que requieren temperaturas más bajas para su conservación.

Huevos

Gran parte de las neveras y refrigeradores tiene un contenedor especial en la puerta para guardar los huevos, sin embargo, este no es un sitio adecuado para su conservación, ya que, al igual que sucede con los lácteos, requieren temperaturas bajas y que no haya fluctuaciones.

De esta manera, el Servicio de Seguridad e Inspección Alimentaria indica que los huevos deben almacenarse en el cartón en un estante en el interior del refrigerador.

«La temperatura en un estante interior permanece más constante que en la puerta, que se abre y cierra con frecuencia. El cartón evita que los huevos absorban olores o sabores de otros alimentos y ayuda a prevenir la pérdida de humedad», describe la American Egg Board.

Tome en cuenta que esto aplica en las regiones del mundo en las cuales se someten los huevos a pasteurización, en México, por ejemplo, la refrigeración de los huevos no es necesaria.

Carnes y aves crudas

Las temperaturas fluctuantes de la puerta del refrigerador no son seguras para la conservación de las carnes y aves crudas. Para mantenerlas en refrigeración debe colocarlas en los estantes inferiores, nunca arriba de un alimento preparado, pues el juego que suelta puede contaminar ciertos alimentos si este entra en contacto con ellos.

De esta manera, se recomienda colocarlos arriba del cajón de verduras y frutas.

Carnes frías y quesos

Para su almacenamiento no requieren temperaturas tan bajas como otros alimentos, pero la puerta no es un lugar seguro para su conservación, por lo cual, se recomienda mantenerlos en el estante superior o medio, nunca en la puerta.

Si existe un cajón especial para estos alimentos en su nevera, colóquelos aquí.

Verduras y frutas

Los refrigeradores contienen un cajón o gaveta especial para el almacenamiento de frutas y verduras, estos sitios están diseñados para mantener la temperatura y humedad óptimas que requieren estos alimentos para su conservación.

De esta manera, cuando no han sido lavadas o desinfectadas se recomienda colocarlas en los cajones inferiores donde hay mayor humedad, esto permite que se conserven frescas por más tiempo.

En la puerta del refrigerador puede poner:

  • Bebidas (jugos, refrescos).
  • Condimentos (kétchup, mayonesa).
  • Aderezos comerciales para ensaladas.
Comparte ciencia, comparte conocimiento.