Qué hacer antes, durante y después de un terremoto

 

Los fenómenos de la naturaleza son impredecibles y hasta el momento nunca se sabe el momento exacto en el que ocurrirán.

Huracanes, tormentas, sequias, inundaciones, actividad volcánica y uno de fenómenos que más nos afectan son los movimientos telúricos.

De acuerdo con la ONU, América latina y el Caribe son zonas propensas a desastres naturales. Ante tal incertidumbre, nuestra mejor arma es la prevención, es importante como sociedad estar organizados y saber cómo actuar ante estos eventos.

Dentro de los fenómenos que más cobran vidas se encuentran los sismos y los países que suelen ser más propenso a estos movimientos de la Tierra, son aquellos que se encuentran ubicados geográficamente sobre el cinturón de fuego.

El cinturón de fuego, también conocido como anillo del fuego del Pacífico es una cadena tectónica de 40 mil kilómetros, ubicada en el Océano Pacífico y de acuerdo con National Geographic, es responsable del 90% de la actividad sísmica del planeta.

En dicho cinturón se encuentran el 75% de los volcanes actualmente activos, lo que hace que sea una zona de alto riesgo, exista un flujo de energía constante y movimientos de las placas tectónicas, que terminan expresándose como terremotos.

Los sismos generados en este lugar pueden tener origen hasta 670 kilómetros de profundidad y es considerada como una zona de subducción; esto quiere decir que una placa se hunde por debajo de otra.

En el cinturón de fuego se encuentran placas principales como so la Placa del Pacífico, la Placa de América del Sur, la Placa de Nazca, la Placa de América del Norte, la Placa de Filipinas y la Placa de Australia.
Por ende, todos los países que se encuentren sobre o relativamente cerca del anillo de fuego, en algún momento, con más frecuencia que otros, pueden llegar a vivir un evento natural que puede provocar la muerte de miles de personas, dependiendo su magnitud.

Existe una alerta constante, y si bien, no podemos hacer nada para frenar un magno evento natural, la cultura de la prevención puede ayudarnos.

Por eso te compartimos un listado de las cosas que deberías y no hacer durante un sismo, a continuación:

  • Antes de cualquier sismo es importante que al visitar un nuevo lugar (cine, restaurante, plaza, teatro, entre otros), identifiques rutas de acceso y las salidas de emergencia en el lugar.
  • Una vez que seas consiente del movimiento, informes en voz alta a las personas que están contigo (si aún no perciben).
  • Proceder a evacuar el establecimiento o lugar utilizando la salida de emergencia, generando un flujo constante y en la misma dirección para que no existan embotellamientos o se genere un accidente mayor.
  • Es importante tratar de mantener en todo momento la calma y recordar las reglas fundamentales: no corro, no grito, no empujo.
  • Si puedes ayudar a alguien que este sufriendo de alguna crisis nerviosa o tenga movilidad limitada, no dudes en hacerlo.
  • Recuerda que durante este tipo de fenómenos el tiempo es vital, te invitamos a desalojar lo más rápido posible, lo más importante es tu vida, así que no te detengas por tus pertenencias.
  • Mientras evacuas el lugar identifica objetos que se puedan caer y comprometan tu vida.
  • Una vez que ya no te encuentres dentro de la infraestructura es importante identificar el punto de encuentro más seguro.
  • Sigue en todo momento las indicaciones de las autoridades a cargo.

Si es seguro y no compromete tu integridad, puedes auxiliar a las personas a tu alrededor, intenta no saturar la línea telefónica contactado a familiares y recuerda que una vez que haya terminado es imperativo tener en cuenta otras recomendaciones, pues el riesgo no ha pasado del todo.

Aléjate de zonas inestables o edificios muy altos.

No ingreses a infraestructuras que aún no hayan sido evaluadas por protección civil, pues existe el riesgo y puedan colapsar.

Muchas personas intentan calmar las crisis nerviosas recurriendo al hábito de fumar, pero es importante que no se realice esta práctica; durante el temblor algunas tuberías de gas pudieron verse comprometidas y el riesgo de una fuga, es alto.

Cuando todo empiece a calmarse, contáctate con familiares o notifica que te encuentras bien.

Si te encuentras cerca de alguna costa es importante que te mantengas alerta e informado sobre las condiciones del mar.

Si en algún punto percibes que el mar empieza a retroceder, aléjate lo más que puedas, ponte en una zona segura y revisa si existe alguna alerta de tsunami.

Recuerda que entre todos hacemos más, una sociedad que fomente la cultura de la prevención, evitará perdidas de vida.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.