¡No lo metas en arroz! Esto es lo que debes hacer si se te cae el celular al agua

No te dejes llevar por consejos fáciles, aquí la forma correcta de salvar a tu móvil.

Los teléfonos inteligentes se han convertido en una herramienta indispensable hoy en día, y pues seguramente se te aceleran los latidos ver a tu móvil nadando. Aunque actualmente varias compañías ofrecen dispositivos resistentes al agua, existe la posibilidad de que, si se te cae el celular al agua se dañe, especialmente si no sabes qué hacer. No te dejes llevar por consejos fáciles, aquí la forma correcta de salvar a tu móvil.

Primero, veamos qué es lo que no debes hacer
  • No lo entierres en granos de arroz. Un viejo truco dice que sumergir el móvil en granos de arroz te ayuda a quitarle la humedad, pero no es tan efectivo como cuentan, e incluso puedes agravar el problema. El almidón en los granos y partículas más pequeñas pueden entrar por las aberturas del teléfono, y no querrás tener otro problema.
  • No lo pongas al Sol para que se seque, ya que el calor puede dañar los componentes internos.
  • Ni se te ocurra usar una secadora (como secadora del pelo), la fuerza del aire puede empujar al agua a aberturas más pequeñas donde sea muy difícil o imposible de remover.
  • No conectes tu teléfono hasta estar completamente seguro de que este seco. Intentar usar o cargar el teléfono puede provocar un cortocircuito.
¿Cómo salvar tu teléfono si se te cae al agua?
  1. Sácalo del agua. Debe hacer esto cuanto antes sea posible y secarlo brevemente con un paño seco y limpio.
  2. Apágalo. Si está encendido, apágalo. Esto puede evitar cortes circuitos que dañen el dispositivo.
  3. Retira todo lo que puedas retirar. Retire el teléfono de su funda protectora. Si es posible, también extraiga la tarjeta SIM, la batería y la tarjeta micro-SD. Aquí también puede usar un paño limpio y seco para limpiarlo y secarlo ligeramente.
  4. Sacúdelo. Agite suavemente el teléfono para eliminar el agua de los conectores. Dé un pequeño golpecito al dispositivo con el lado del puerto hacia abajo para sacudir el exceso de líquido.
  5. Seque el exterior. Sécalo con un paño seco o con pequeñas servilletas de papel para eliminar toda el agua exterior. Se recomienda usar una toalla de microfibra para secar lo mejor que pueda.
  6. Déjalo secar. Puedes meterlo en un recipiente hermético con sobres de gel de sílice (tantos como puedas) durante 24 a 48 horas. Si no tienes esta opción, simplemente déjalo secar sobre una toalla, procura hacerlo en un ambiente sin polvo, ni fuertes corrientes de aire.
  7. Encender de nuevo. Después de haber esperado dos días, puedes intentar encenderlo y ver si funciona. Si en este punto no funciona, lo mejor sería llevarlo con un especialista y evitar manipularlo por tu cuenta.
Recomendación adicional

Es muy importante saber que no es buena idea manipular el interior de un celular si no conoces lo suficiente como para hacerlo. Llevar a cabo esto podría empeorar la situación, provocar un nuevo problema o perder la garantía si es que lo tiene.

Si a primera vista ve que los daños son graves, entonces lo mejor podría ser pedir la ayuda de un especialista. De igual manera, si ve que el celular sigue teniendo marcas de agua después de realizar los pasos mencionados, considere llevarlo a un taller de reparación donde pueden desarmarlo todo y secarlo completamente.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.