Manual vs. eléctrico: ¿cuál es el mejor cepillo de dientes?

Una de las primeras cosas que se aprende cuando se es niño, es la técnica que se tiene que implementar para el cepillado dental, actividad que se realiza sin enfatizar mucho en el motivo de llevar a cabo dicha acción.

A la hora de elegir el cepillo dental nos percatamos de que existe una amplia gama de estos productos, formas, colores, tamaño de la cerda, al igual que la existencia de cepillos eléctricos. Esta variedad en el mismo producto hace que surja una duda ¿Qué cepillo dental tengo que utilizar, uno manual o uno eléctrico?

Este tipo de cuestionamientos, normalmente se formulan cuando uno es consciente de la importancia que tiene en nuestra salud, el realizar un correcto lavado bucal.

El cepillado dental se tiene que realizar mínimo dos veces al día de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS)

De acuerdo al doctor Juan Carlos Llodra Calvo, secretario del Consejo General de Dentistas de España en un comunicado para la BBC , «aunque con ambos tipos de producto se puede hacer un cepillado dental eficaz siguiendo ciertas recomendaciones básicas, «determinados cepillos eléctricos son mejores que los cepillos manuales»

Una de las ventajas obtenidas con la implementación de los cepillos eléctricos es que, estos reducen de una manera más eficaz la presencia de placa bacteriana, precursora del desarrollo de caries y gingivitis, según LLodra Calvo.

Entre otro de los beneficios que trae consigo un cepillado con un equipo eléctrico es que se ve una disminución en la probabilidad de sufrir un desgaste sobre la superficie del diente. Esto se debe a que este tipo de cepillos cuentan con un mecanismo que es capaz de controlar la presión ejercida por el aparato sobre la dentadura, evitando la erosión de la misma.

De acuerdo con Llodra Calvo, «Se ha comprobado que las personas que usan cepillos eléctricos, suelen estar entre un 20 y un 40% más de tiempo cepillándose los dientes», lo cuál sería probablemente una consecuencia indirecta que resulta positiva.

Los cepillos eléctricos que implementan nuevas tecnologías, incluso cuentan con un tipo de alarma o señal acústica que suena a los 2 minutos, para indicar el tiempo de lavado mínimo que recomienda la OMS.

De acuerdo con el experto, la única desventaja es el incremento en consto de los cepillos eléctricos vs manuales, pero no existe ninguna contraindicación para su uso.

Esto no quiere decir que el uso de cepillos manuales sea malo, incluso, Llodra Calvo, menciona que hay momentos específicos en los que resulta una mejor opción no utilizar un equipo eléctrico.

Se recomienda el uso de un cepillo manual para las siguientes situaciones:

Después de una cirugía como la extracción de molares en dónde son utilizadas suturas; es mejor realizar un cepillado de forma manual y procurar que el equipo sea de cerdas ultrasuaves.

Las personas que llevan a cabo un tratamiento de ortodoncia también se recomiendan que utilicen este tipo de cepillos para evitar que se desprenda el bracket o alambre.

Por lo que se puede concluir que ambas opciones son buenas en diferentes situaciones y procurando una correcta técnica de lavado de dientes.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.