¿Cuál es la diferencia entre fruta y verdura?

Algunas veces parece un debate interminable, pero tiene una sencilla solución.

Desde que somos niños aprendemos a diferenciar entre frutas y verduras, sobre todo basados en un aspecto culinario y de sabor. En este sentido, comúnmente llamamos fruta a aquellos alimentos que son dulces (algunas veces ácidos) y que consumimos crudos, como las manzanas, plátanos, sandías, naranjas, etc.

Por otro lado, denominamos verdura a las partes comestibles de las plantas que se caracterizan por ser verdes (aunque no en todos los casos), tener un sabor más suave y que, en algunos de los casos, se deben cocinar para poder consumirse, tales como la lechuga, espinacas, acelgas, zanahorias, aguacate, tomate, papa, brócoli, pimiento, pepino, entre muchos otros.

Ante esto, hay quienes defienden que el aguacate y el tomate, por ejemplo, en realidad no son una verdura, sino una fruta, mientras hay otros cuantos que abogan que de hecho sí lo son.  La realidad es que ambas afirmaciones son verdaderas… ¿Cómo es esto posible? Lo que sucede es que depende de qué definición estemos ocupando.

Las frutas y verduras se pueden definir desde dos puntos de vista, el botánico y el culinario.

Definición botánica

Para la botánica, que es la rama de la biología que estudia de forma integral a las plantas en todos los niveles, una fruta es la parte de la planta que deriva del ovario de la flor fecundado y desarrollado. En su interior alberga las semillas que posteriormente germinarán para dar lugar a otra planta.

En lo que respecta a las verduras, estas son todas las demás partes comestibles de las plantas, como las hojas (lechuga), tallo (apio), raíces (zanahorias), tubérculos (papa), bulbos (cebolla) y flores (brócoli).

De esta manera, los tomates y aguacates en términos botánicos son una fruta. En este sentido los pepinos, la calabaza, los pimientos, las berenjenas y los chiles (ampliamente consumidos en México) también son frutas.

Definición culinaria

En términos culinarios y gastronómicos no es incorrecto nombrar “verdura” a lo que la botánica considera “fruta”, en este sentido, podemos clasificar a las frutas y verduras basados en su sabor y en la forman en la cual se utilizan en la cocina.

De esta manera, mientras que las frutas suelen ser dulces y agregarse predominantemente a los postres, batidos o jugos, las verduras son aquellas con un sabor más apacible y que forman parte de una guarnición abundante o conforman el plato fuerte (o principal) y que comúnmente se cocinan para su consumo.

En este sentido, debido al sabor y a la forma en la que se utilizan en la cocina, los tomates, pimientos y chiles son considerados como verduras sin que esto sea un error, ya que como podemos observar, no existe una definición estricta y esto depende del punto de vista del que se vea.

Incluso hay definiciones que excluyen a las raíces y los tubérculos (como la yuca, la papa, el camote y el ñame) de la clasificación de verduras.

De esta manera, aunque hay ciertos alimentos que tienen la misma clasificación culinaria y botánica, existen algunos otros que pueden ser tanto frutas como verduras a las vez, como los tomates y los chiles.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.