Científicos investigan un misterioso cráter submarino recién encontrado en África

Hace 66 millones de años un hecho cambio el curso de la Tierra como se conocía, pues lo que parecía ser un día normal termino en la extinción masiva del 75% de las especies de flora y fauna que habitaba entonces, entre los animales se encontraban los imponentes dinosaurios.

El asteroide Chicxulub (cola del diablo) chocó contra la Tierra, impactando en la península de Yucatán, al sur de México; formando un diámetro de 14 kilómetros (km) que iba arrasando con todo a su paso, hecho que cambio por completo las condiciones del planeta.

De acuerdo con la NASA este asteroide dejó un cráter de 180 km de ancho y 900 metros de profundidad.

El impacto del asteroide alcanzó tales consecuencias que, durante un año tras haber tocado la Tierra, se generó un efecto invernadero por la densa nube de ceniza que permanecía rodeando el planeta, impidiendo que la luz del sol penetrara, por lo que la temperatura descendió drásticamente, provocando una glaciación; y las especies de plantas no podían llevar a cabo el proceso de fotosíntesis, muriendo y dejando sin alimento a los sobrevivientes de Chicxulub.

Estas condiciones extremas fueron las que llevaron a miles de especies a la extinción, a pesar de ello, este evento fue crucial en la historia del planeta azul, pues dio paso a la evolución de especies, propiciando nuestra propia existencia, pues muchos animales ya no contaban con sus depredadores, los dinosaurios; lo que favoreció que ahora fueran los que predominaran.

Aquí es cuando la historia como la conocemos da un giro; pues estudios revelan que este asteroide pudo no ser el único responsable de tan catastrófico hecho. El profesor Uisdean Nicholson, asistente de la Universidad Heriot-Watt en Edimburgo, descubrió, por error, al revisar estudios sísmicos para la división tectónica, la existencia de un cráter sepultado a 400 metros de la costa de África Occidental, que podría situarlo también como responsable de una de las mayores extinciones masivas.

El cráter que fue bautizado con el nombre del monte submarino, Nadir y tiene casi la misma edad del responsable de la extinción de los dinosaurios.

El trabajo fue publicado en la revista Science Advances, mencionando que el cráter tiene 8 km de ancho, lo que llevó a formular la hipótesis que el par de asteroides (Chicxulub, Nadir) podrían ser parte de un cuerpo madre que sufrió una fractura antes de colisionar en nuestro planeta.

Los científicos sugieren perforar el cráter para ver la composición de los minerales del suelo y estar completamente seguros que se trata de un fragmento del asteroide Chicxulub.

Veronica Bray, científica planetaria de la Universidad de Arizona, menciona «Mucha gente se ha preguntado: ¿Cómo pudo el impacto de Chicxulub (aunque enorme) ser tan globalmente destructivo?; podría ser que tuviera ayuda.»

Sin duda el hallazgo de Nadir cambia y amplia el panorama de lo que pudo suceder hace 66 millones de años, así como justificar la dimensión de los daños causados a la Tierra.

Todos los detalles en: Science Advances.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.