Infusiones para dormir mejor, combatir el insomnio y descansar plenamente

Dormir es una parte vital para los seres humanos, nos mantiene activos y enérgicos al día siguiente, es más fácil concentrarse y aprender, además juega un papel importante para eliminar las toxinas que se acumulan durante el día. Por tal razón, es importante conseguir un sueño de calidad y descansar el tiempo adecuado.  

El sueño es un proceso de relativa ausencia de la actividad motora y sensorial de un organismo, durante este lapso el cerebro mantiene ondas cerebrales específicas y actividad neuronal, es decir, procesa la información adquirida. Existen dos tipos de sueño; el sueño de movimientos oculares rápidos (REM) y el sueño no REM. 

En general, tiene una gran importancia para la salud, dado que permite el descanso del cuerpo, afecta el metabolismo y la función inmunitaria. Como resultado se obtiene mayor energía y rendimiento para cumplir con tareas cotidianas, el estado de ánimo se mantiene positivo y reduce el riesgo de padecer enfermedades y trastornos como la depresión, hipertensión arterial, diabetes y obesidad.  

Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NIH, por sus siglas en inglés) señalo que las necesidades de sueño son diferentes en cada persona, cambian a medida que se envejece, por decir, un bebé debe dormir el doble de horas que un adulto para poder estimular el crecimiento y el desarrollo cerebral.  

A pesar que no existe un número de horas de sueño, se estima que una persona adulta debe dormir en promedio de 7 a 9 horas, no obstante, estas necesidades cambian a partir de los 60 años, ya que el patrón de sueño tiende a ser más corto e interrumpido debido a medicamentos o factores ambientales. Cabe decir que no son las mismas exigencias de una persona adulta que cumple jornadas laborales más largas o realiza actividades la mayor parte del día. 

HORAS DE SUEÑO RECOMENDADAS 

BEBÉS; 16 a 18 horas de sueño por día. 

NIÑOS Y ADOLESCENTES; 9.5 horas de sueño por noche. 

ADULTOS; 7 a 9 horas de sueño por noche. 

DORMIR BIEN POR LA NOCHE  

En la actualidad los problemas relacionados con el sueño van en aumento, son varios los factores que evitan conseguir un sueño reparador.  

De acuerdo con el artículo publicado en Forbes se puede conciliar el sueño con ayuda de la naturaleza, existen ciertas hierbas y plantas medicinales que poseen propiedades sedantes y calmantes que actúan en el cuerpo humano. 

Con el objetivo de conseguir un sueño profundo, relajar el cuerpo y recuperar energía se puede acudir a infusiones, es decir bebidas que se obtienen de hierbas, plantas y frutos.  

¿Cómo preparar una infusión? En primer lugar, se debe calentar agua sin que llegue al punto de ebullición, seguidamente añadir una de las siguientes plantas y dejar reposar de 5 a 10 minutos.  

  • Manzanilla; actúa como un sedante natural, relaja, reduce el estrés y mejora la digestión. 
  • Toronjil; actúa como un calmante, es útil para conciliar un sueño profundo ya que relaja el sistema nervioso y elimina el estrés. No se recomienda a mujeres embarazadas o en etapa de lactancia.  
  • Menta; actúa como un sedante y antiinflamatorio, disminuye el estrés y relaja la mente y cuerpo.  
  • Valeriana; actúa como un ansiolítico natural, es de gran ayuda para relajar y evitar un sueño intermitente e incluso el insomnio. No se recomienda a mujeres embarazadas y personas que padezcan enfermedades hepáticas.  
  • Tila; actúa como un sedante natural, induce a la relajación, calma los nervios, trata el estrés, reduce la tensión y combate problemas estomacales. Se recomienda a personas que sufren de ansiedad, por el contrario, las personas que sufran de tensión baja no tienen que beber esta infusión.  

Para finalizar, es conveniente mencionar que se debe evitar infusiones concentradas y prestar atención en las cantidades, se recomienda beber una o dos tazas antes de dormir. Igualmente, se aconseja consultar a su médico si padece de trastornos de sueño regulares, está bajo medicación o padece alguna enfermedad crónica.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.