Un misterioso objeto espacial se estrelló en una granja en Australia. ¿De qué se trata?

Pobladores de Australia que encontraron los misteriosos objetos espaciales junto con el astrofísico Brad Tucker. Crédito: https://twitter.com/btucker22/status/1552897577359929344/photo/1

Hace un par de días agricultores australianos encontraron en su granja extraños objetos que parecían provenir del espacio, uno de los cuales media alrededor de tres metros de altura y contenía un número de serie, además, se mostraban sobre la superficie marcas de quemadura, que evidenciaban el reingreso a la atmósfera terrestre desde el espacio.

Ante este misterioso e inesperado hallazgo el astrofísico de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional de Australia, Brad Tucker, asistió al lugar para averiguar qué estaba pasando y cuál era el origen de esos gigantes elementos desconocidos.

Según los informes, todo comenzó con una intensa explosión que se escuchó en la región del sur del estado de Nueva Gales del Sur en Australia, presumiblemente desde las Montañas Snowy y hasta Albury, Wagga Wagga y Canberra.

Pese al estruendo que fue percibido por muchos habitantes australianos, ninguna situación extraña se logró observar, hasta que el lunes pasado el agricultor Mick Miners, que dirige una granja de ovejas en Numbla Vale, al sur de Jindabyne, se encontró con uno de los objetos gigantes, posteriormente, Jock Wallace, otro poblador de la zona, encontró algunos escombros más.

En total se reporta que el hallazgo consistió en un objeto de casi tres metros de altura encajado en la tierra y otros dos escombros más pequeños, en todo los casos, era evidente la carbonización producida tras el reingreso en la atmósfera terrestre.

Mick Miners junto al escombro espacial de tres metros de altura.

Después de la examinación realizada por Brad Tucker, el astrofísico indicó que era muy posible que los escombros fueran parte de la nave espacial Crew Dragon de SpaceX, específicamente el especialista apuntó que «lo más probable es que los escombros provengan del maletero despresurizado de la tripulación de la nave».

Se describe en ScienceAlert que las agencias encargadas de las predicciones de basura espacial ya habían estimado que los escombros de la nave espacial Dragon podrían caer en el área a principios de julio, aunque en realidad se esperaba que los escombros que sobrevivieran se estrellaran en el Océano Pacífico entre Australia y Nueva Zelanda.

Finalmente, indicó el astrofísico el día de ayer que la empresa de fabricación responsable, SpaceX, confirmó que los restos encontrados forman parte de la nave espacial mencionada anteriormente.

Asimismo, un reporte nos indica que dos de las tres piezas encontradas fueron inspeccionadas por expertos técnicos de la Agencia Espacial Australiana y la Policía de Nueva Gales del Sur el sábado y confirmaron que corresponde a basura espacial de SpaceX.

Recientemente un estudio de Nature Astronomy determinó que la probabilidad de que una o más personas mueran derivado del ingreso descontrolado de basura espacial es del 10% en una década y que las poblaciones de lo que se conoce como “estados del Sur Global” (tercer mundo o conjunto de países en vías de desarrollo) tiene un riesgo significativamente mayor de vivir estos acontecimientos.

Este reciente hecho, aunque no tuvo ningún desenlace fatal, es una muestra del peligro que puede representar el reingreso descontrolado de la basura espacial a la Tierra, sobre todo tomando en cuenta que actualmente la cantidad de cuerpos de cohetes abandonados en órbita está creciendo, a la vez que restos de lanzamientos anteriores están reingresando a la atmósfera.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.