¿Señales de vida en Venus? Un nuevo estudio dice que la compleja atmósfera venusiana no puede explicarse por la presencia de vida

Venus captado por la nave espacial Mariner 10 de la NASA. (Crédito: NASA/JPL-Caltech).

En un nuevo estudio, los investigadores de la Universidad de Cambridge utilizaron una combinación de bioquímica y química atmosférica para poner a prueba la hipótesis de la «vida en las nubes», sobre la que los astrónomos han especulado durante décadas, y descubrieron que la vida no puede explicar la composición de la atmósfera venusina. Esto significa, que hasta el momento no hay señales de vida en la atmósfera en Venus: esto llega después de una serie de afirmaciones controvertidas.

En 2020, un grupo de investigadores anunció la detección de fosfina en la atmósfera de Venus. Algo interesante es que, en la Tierra, la presencia de fosfina se considerada una señal biológica; ciertos tipos de microbios, que viven en entornos libres de oxígeno la producen. Entonces, ¿el nuevo descubrimiento podría significar que Venus puede tener vida microbiana? Como era de esperarse, esta cuestión desbordó en una serie de controvertidas afirmaciones.

De forma general, se espera que cualquier forma de vida con suficiente abundancia deje huellas químicas en la atmósfera de un planeta al consumir alimentos y expulsar residuos. Sin embargo, la nueva investigación dice que no hay ninguna evidencia de estas huellas en Venus, al menos hasta el momento.

«Hemos pasado los dos últimos años tratando de explicar la extraña química del azufre que vemos en las nubes de Venus», dijo en un comunicado de prensa el coautor, el Dr. Paul Rimmer, del Departamento de Ciencias de la Tierra de Cambridge. «La vida es bastante buena en la química extraña, así que hemos estado estudiando si hay una manera de hacer que la vida sea una explicación potencial para lo que vemos».

El equipo utilizó una combinación de modelos atmosféricos y bioquímicos para estudiar las reacciones químicas que se espera que ocurran, dadas las fuentes conocidas de energía química en la atmósfera de Venus. Se enfocaron en el azufre disponible en la atmósfera de Venus, la principal fuente de energía en ese planeta.

«Si ese alimento es consumido por la vida, deberíamos ver pruebas de ello a través de sustancias químicas específicas que se pierden y ganan en la atmósfera», dijo Sean Jordan, del Instituto de Astronomía de Cambridge, primer autor del artículo.

En Venus, los niveles de SO2 son elevados en la parte baja de las nubes, pero de algún modo es «absorbido» por la atmósfera a mayor altura. Y aquí surge nuevamente la pregunta, ¿podría ser que la vida esté afectando la composición química de la atmósfera venusiana?

Los científicos descubrieron que las reacciones metabólicas pueden dar lugar a un descenso de los niveles de SO2, pero al mismo tiempo también deben producir otras moléculas en cantidades muy grandes. En otras palabras, si existiera vida en Venus se podría ver claramente las nuevas reacciones químicas en la atmósfera, como esto no se ve, la conclusión es que simplemente no existe.

«Si la vida fuera responsable de los niveles de SO2 que vemos en Venus, también rompería todo lo que sabemos sobre la química atmosférica de Venus», dijo Jordan. «Queríamos que la vida fuera una explicación potencial, pero cuando ejecutamos los modelos, no es una solución viable. Pero si la vida no es responsable de lo que vemos en Venus, sigue siendo un problema por resolver: hay mucha química extraña que seguir».

Los resultados se han publicado en la revista Nature Communications.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.