Descubren nuevo tipo de sustancia química extremadamente reactiva en la atmósfera

La atmósfera podría tener varias sustancias químicas que aún no conocemos.

Investigadores de la Universidad de Copenhague, en estrecha colaboración con colegas internacionales, han descubierto por primera vez una clase totalmente nueva de compuestos químicos superreactivos en condiciones atmosféricas. Es importante estudiarlos, ya que este compuesto químico podría afectar la salud de las personas y a nuestro clima.

Los científicos han documentado la formación de los llamados hidrotrióxidos, un compuesto químico extremadamente oxidante. Su tiempo de vida es relativamente corto, aunque podrían ser suficientes como para tener repercusiones en la salud humana como en nuestro clima global.

Desde hace unos años se sospechaba de la posibilidad de que los trióxidos -compuestos químicos con tres átomos de oxígeno unidos entre sí- se encuentren en la atmósfera. Ahora el misterio se acabó, tras confirmarse que efectivamente este compuesto está presente de forma inequívoca en el aire que respiramos.

«Esto es lo que hemos conseguido ahora», dijo en un comunicado el profesor Henrik Grum Kjærgaard, del Departamento de Química de la Universidad de Copenhague. Kjærgaard es el autor principal del estudio. «El tipo de compuestos que hemos descubierto son únicos en su estructura. Y, como son extremadamente oxidantes, es muy probable que aporten una serie de efectos que aún no hemos descubierto».

La atmósfera terrestre está compuesta principalmente de nitrógeno (78%), el oxígeno es un 21% y otros elementos y sustancias en menor cantidad. Cada vez que respiramos la mayoría de lo que se absorbe es nitrógeno, lo que el cuerpo utiliza al respirar es el oxígeno, el nitrógeno y demás elementos presentes en el aire se devuelven cuando exhalas. Sin embargo, algunos compuestos como el dióxido de carbono pueden ser tóxicos en altas concentraciones.

Los hidrotrióxidos (ROOOH), como se les conoce, son una clase completamente nueva de compuestos químicos.  Los investigadores han demostrado que estos compuestos se forman en condiciones atmosféricas. También se forman durante la descomposición atmosférica de varias sustancias conocidas y ampliamente emitidas, como el isopreno y el sulfuro de dimetilo.

«Es muy significativo que ahora podamos demostrar, mediante la observación directa, que estos compuestos se forman realmente en la atmósfera, que son sorprendentemente estables y que se forman a partir de casi todos los compuestos químicos. Ahora hay que acabar con todas las especulaciones», afirma Jing Chen, estudiante de doctorado del Departamento de Química y segundo autor del estudio.

El equipo tiene la hipótesis de que los trióxidos pueden penetrar en pequeñas partículas en el aire, conocidas como aerosoles, que representan un peligro para la salud y pueden provocar enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

«Lo más probable es que ingresen a los aerosoles, donde formarán nuevos compuestos con nuevos efectos. Es fácil imaginar que se forman nuevas sustancias en los aerosoles que son dañinas si se inhalan. Pero se requiere más investigación para abordar estos posibles efectos en la salud», dijo Henrik Grum Kjærgaard.

Otro tema aquí es que los aerosoles tienen un gran efecto en el clima, influyen en la forma en la que nuestro planeta refleja la luz solar. Y según los investigadores, existe una alta probabilidad de que los hidrotrióxidos afecten la cantidad de aerosoles que se producen.

Esta sustancia siempre ha estado presente tal vez desde siempre, solo que no nos dimos cuenta. Podría haber muchas otras por descubrir. Su identificación ayuda aprender sobre nuestro entorno y los posibles efectos que tengan.

El hallazgo se ha publicado en la revista Science.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.