Una nueva investigación revela cuándo, dónde y cómo se domesticaron los pollos

Un estudio presenta nueva evidencia sobre la domesticación de los pollos.

La domesticación de animales salvajes representa un hito importante en el curso de la civilización humana. Según estudios, a lo largo de la historia de la humanidad, se han domesticado unas 40 especies de ganado, la mayoría de las cuales siguen contribuyendo a la agricultura y la producción de alimentos como animales domésticos en la actualidad.

El pollo es uno de los animales domésticos que hoy en día se consume y se conoce mundialmente. Se cría tanto por sus huevos como por su carne. Pese a su gran impacto, se sabe poco sobre la historia temprana del pollo (Gallus gallus domesticus), incluyendo el momento y las circunstancias de su introducción en nuevos entornos culturales.

Se cree que fue domesticada originalmente a partir del ave roja de la selva (Gallus gallus), nativa de múltiples regiones desde el sudeste asiático hasta el sudoeste de China. Hasta el momento se han hecho diferentes propuestas sobre un origen, la mayoría de ellos sugieren los pollos fueron domesticados hace hasta 10.000 años en China, el sudeste asiático o la India, y que los pollos estaban presentes en Europa hace más de 7.000 años. Sin embargo, una reciente investigación revela que las estimaciones anteriores estaban alejadas de la realidad.

En el reciente estudio los científicos proporcionan evidencia de que la domesticación de los pollos estuvo en marcha hace 3500 años (1500 a. C.) en la península del sudeste asiático. Sugieren que los pollos fueron transportados primero a través de Asia y luego a través del Mediterráneo a lo largo de las rutas utilizadas por los primeros comerciantes marítimos griegos, etruscos y fenicios.

Esta es una investigación a gran escala transforma nuestra comprensión sobre la domesticación de estas aves. El equipo reevaluó los restos de pollos encontrados en más de 600 yacimientos de 89 países. Examinaron los esqueletos, el lugar de enterramiento y los registros históricos relativos a las sociedades y culturas donde se encontraron los huesos. Los huesos más antiguos de un pollo doméstico definitivo se encontraron en el neolítico de Ban Non Wat, en el centro de Tailandia, y datan de entre 1.650 y 1.250 a.C.

Para evaluar su propagación espacio-temporal por Eurasia y el noroeste de África, los autores fecharon por radiocarbono 23 huesos de pollo procedentes de supuestos contextos tempranos. Los resultados indican que los pollos no llegaron a Europa hasta el primer milenio antes de Cristo. Además, el desfase temporal entre la introducción de los pollos y su consumo por parte de los seres humanos sugiere que estos animales fueron considerados inicialmente como exóticos y solo varios siglos después fueron reconocidos como fuente de «alimento», explican en el artículo.

El equipo también encontró que una asociación con el cultivo del arroz probablemente inició un proceso que ha llevado a los pollos a convertirse en uno de los animales más numerosos del mundo.

«Esta exhaustiva reevaluación de los pollos demuestra, en primer lugar, lo errónea que era nuestra comprensión del momento y el lugar de la domesticación de los pollos. Y lo que es aún más emocionante, mostramos cómo la llegada de la agricultura del arroz seco actuó como catalizador tanto del proceso de domesticación de los pollos como de su dispersión global», dijo en un comunicado el profesor Greger Larson, de la Universidad de Oxford.

Los hallazgos se publicaron en las revistas Antiquity y The Proceedings of the National Academy of Sciences USA.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.