Influenza aviar H3N8 da un salto a humanos: primer caso encontrado en un niño en China

Hace algunos días las autoridades sanitarias de China reportaron el primer caso humano de infección por gripe aviar de tipo H3N8 en un niño de 4 años en la provincia de Henan. Se describió que el niño tiene contacto directo con aves como gallinas y cuervos que son criados en su casa, asimismo se indica en Reuters que la variante encontrada en este momento no tiene la capacidad de propagarse entre los humanos de manera efectiva, así que, no tenemos de qué preocuparnos por ahora, aunque el caso amerita mantener vigilancia epidemiológica.

Los virus de influenza pertenecen a la familia Orthomyxoviridae que se clasifican en tres tipos (A, B y C). Específicamente, todos los virus de influenza aviar pertenecen al tipo A, como el subtipo H3N8 recién encontrado en un humano por primera vez; esta clase de virus son reconocidos porque la mayoría no tiene una gran especificidad de especie, lo que implica que pueden infectar a distintos animales como aves, cerdos, ballenas, caballos, focas y, en algunas ocasiones, a los humanos. Esta peculiar característica implica ciertos problemas debido a que distintos subtipos de virus podrían entrecruzarse en algún hospedero, generar una variación antígena y producir una nueva cepa con un mayor potencial de propagación y virulencia en alguna especie.

De esta manera, ésta no es la primera vez que se da un caso de transmisión de influenza aviar A entre animales y personas; han existido distintos reportes a lo largo de la historia humana debido, en la mayoría de los casos, del contacto directo que se tiene con estos animales, haciendo gran énfasis en el desarrollo de la industria avícola.

Los primeros casos se remontan quizás a 1997 con infecciones humanas por virus de la influenza aviar H5N1 en Hong Kong, otros casos importantes se identificaron en 2013 por el virus de la influenza aviar H7N9, estos dos subtipos de influenza aviar se reconocen como los más importantes puesto que han sido los responsables de la mayoría de los casos de influenza aviar en humanos y han generado brotes e incluso epidemias anuales esporádicas.

Según un reporte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los virus de la influenza aviar A puede contagiarse principalmente tras el contacto directo con los animales enfermos en granjas avícolas en las cuales el principal problema es la falta de protección a la hora de la manipulación de las aves. La transmisión se da cuando los virus que pueden estar contenidos en la saliva, mucosidad y heces de los animales, entran en contacto con los ojos, nariz o boca de los humanos, ya sea al inhalar el aire contaminado o por tocar cierta superficie con dichas secreciones y luego frotarse alguno de estas partes del cuerpo en los individuos.

A pesar de esto, la propagación de persona a persona no ocurre tan comúnmente porque la mayoría de los casos encontrados de infección por virus de influenza aviar A en humanos no tienen esa capacidad, así que los casos se limitan a pocas personas, como se espera que pase con el niño reportado aquí.

No obstante, la vigilancia epidemiológica es importante derivado de la variación antígena que se reconoce en este tipo de virus que podría potencialmente otorgarle la facilidad de diseminarse entre las personas. De esta manera, los reportes y seguimientos son de gran relevancia para la salud pública, aunque hasta ahora, en lo que respecta a H3N8, se espera que sea solo una infección esporádica sin ninguna problemática a nivel global.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.