La ciencia logra rejuvenecer células del hígado para inducir su regeneración mejorada

La medicina regenerativa está tras el objetivo de desarrollar métodos eficaces que permitan regenerar, reparar o reemplazar las células de tejidos y órganos dañados. Esto permitiría restaurar la vitalidad y funcionalidad de las células que se alteran tras procesos patológicos y conducirían a la aplicación de tratamientos específicos para reparar el daño producido y evitar su progreso.

Para esto se requieren técnicas que utilizan células madre, ingeniería de tejidos o factores que permitan una “reprogramación” celular. Anteriormente se habló de cómo un grupo de investigadores logró rejuvenecer 30 años la piel de una mujer de 53 años con un método innovador que permitió rebasar las limitantes que anteriores estudios se habían encontrado. Ahora se describe en un estudio que, mediante técnicas similares, con reprogramación celular parcial, se logró rejuvenecer las células hepáticas y al mismo tiempo inducir una proliferación celular que propició la regeneración del hígado de una manera rápida y mejorada.

El estudió se publicó recientemente en Cell Reports por un gran grupo de investigadores que se basaron en dos cuestiones principales a resolver. La primera se enfocó en la eficiencia de la regeneración de órganos que tienen algunos animales, como los peces y salamandras, en comparación con el proceso sumamente limitado que ofrecen los mamíferos, en nuestro caso haciendo referencia al hígado que se reconoce por presenta esta característica. En estos animales se ha demostrado que la regeneración depende, de la desdiferenciación celular, es decir, del proceso que pueden tener algunas células de retornar de células especializadas de algún órgano o tejido con funciones específicas a células menos diferenciadas o maduras.

Posteriormente, este proceso de reprogramación celular en los animales induce a la proliferación celular para poder regenerar el órgano de interés. El otro punto importante que se abordó es acerca de la evidencia de la producción de procesos cancerígenos tras inducir la reprogramación celular, lo que quizás podría evitarse al exponer a las células a los factores de reprogramación solo por un tiempo limitado que permita su reprogramación transitoria sin impulsar la formación de tumores.

De esta manera, los investigadores desarrollaron un modelo de reprogramación celular parcial que implicó someter a las células a la expresión de las moléculas necesarias, denominados factores de Yamanaka, para inducir dicho proceso a corto plazo.

Mediante dicho método y el seguimiento de los animales se determinó que no observó la formación de tumores y, los resultados moleculares indicaron que, mientras había una pérdida de marcadores hepáticos maduros, debido a la desdiferenciación inducida, los indicadores de proliferación celular de los hepatocitos iban en aumento, lo que indica que estos procesos tienen una relación muy importante y que pueden replicarse para dar paso a la regeneración celular.

Por último, se espera que este proceso de reprogramación celular parcial in vivo que indujo a los hepatocitos a un estado celular progenitor con un aumento en la proliferación y, la consecuente regeneración rápida y mejorada, pueda estudiarse más a fondo para abordar si es posible aplicar este tipo de metodología en hígados con un daño importante, así como para permitir la generación de nuevas estrategias y ampliar los enfoques en la medicina regenerativa.

El reporte completo se puede encontrar en Cell Reports

Comparte ciencia, comparte conocimiento.