Un soldador recibió acero fundido dentro de su oído, donde permaneció durante ocho semanas.

Los accidentes ocurren muy cotidianamente en el ambiente laboral, sin embargo, la gran mayoría de los mismos no requieren atención médica especializada cuando se actúa inmediatamente, y sobre todo, cuando se utiliza el equipo de protección adecuado para las tareas a realizar. Sin embargo, la situación cambia cuando esas tareas son realizadas en un ambiente fuera del lugar de trabajo, y sobre todo, cuando no se utiliza el equipo de protección adecuado.

A principios del mes de mayo de 2021, la revista BMJ Case Reports publicó un caso médico relacionado con lo que se acaba de redactar. En el documento, los médicos describen el caso de un paciente de 60 años de edad, quien se presentó a la unidad de emergencias debido a un dolor intenso en el interior de su oído derecho.

El paciente había referido que horas antes de acudir a la unidad hospitalaria, se encontraba realizando tareas de soldadura en la parte inferior de su semirremolque, sin usar protección para sus oídos. Para su mala suerte, mientras trabajaba, «acero caliente fundido» ingresó al canal de su oído derecho, experimentando inmediatamente un dolor insoportable, seguido de pérdida de la audición y experimentación de extrañas sensaciones gustativas.

Corte axial de TC del hueso temporal derecho después de la lesión que muestra un cuerpo extraño metálico redondeado que linda con la ventana redonda con derrame mastoideo y del oído medio (Leedman y Kuthubutheen, 2021)

Debido a esta situación, fue que acudió a recibir asistencia médica. Ya en la unidad clínica, el personal de salud atendió su caso, y pudo ver que evidentemente tenía perforado el tímpano. Sin embargo, los médicos únicamente le prescribieron analgésicos, y fue referido con un especialista, mismo que programó su cita.

Después de casi ocho semanas de espera, el paciente fue atendido por el especialista. Por desgracia, durante el tiempo que permaneció en espera, este adquirió una infección fuerte en el oído interno dañado. Al analizar cuidadosamente esta región anatómica, se encontró que el paciente tenía incrustado un cuerpo extraño dentro del seno del tímpano. Una tomografía computarizada reveló la presencia de material de acero de 1.7 mm situado en el seno del tímpano.

Finalmente, los médicos extirparon quirúrgicamente el objeto extraño y fue dado de alta al día siguiente. Dos semanas después de la operación, el paciente había sanado completamente.

De acuerdo con los autores del caso clínico, las lesiones de soldadura debido a chispas calientes o escoria fundida pueden causar daños permanentes y severos a la función del nervio facial y auditivo. Los casos de este tipo son muy raros, y solo se han reportado otros cuatro casos similares en la literatura internacional.

El caso clínico ha sido publicado en el BMJ Case Reports, y lo puedes ver aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.