Tras décadas de retroceso, la capa de ozono por fin se está recuperando a una escala inesperada

Entre todo el caos que se está viviendo a nivel mundial, se dio a conocer una buena noticia, que definitivamente es el resultado de años de lucha de la sociedad, gobiernos y científicos en conjunto.

La Organización de las Naciones Unidas dio a conocer que la capa de ozono podría recuperarse completamente durante las próximas décadas, como resultado del combate al cambio climático.

Para darte más detalles es importante aclarar qué es la capa de ozono y cuáles son los beneficios para la humanidad de su recuperación.

¿Qué es la capa de ozono?

«La capa de ozono es un fino escudo de gas situado en la atmósfera de la Tierra que protege el planeta al absorbe los rayos ultravioleta (UV) del sol y ayuda a preservar la vida y mantener la temperatura», según la ONU.

Esta capa en la atmósfera de la Tierra fue descubierta en 1913, por los franceses Charles Fabry y Henri Buisson, sin embargo, quien denominó al compuesto gaseoso cómo «ozono», fue el científico alemán Christian Friedrich Schönbein años antes, en 1840.

A partir del descubrimiento de la capa de ozono, importantes investigadores decidieron estudiar la composición de la misma.

No fue hasta que «el investigador mexicano Mario Molina, junto con el estadounidense Frank Sherwood Rowland y el holandés Paul Crutzen, predijeron el adelgazamiento de la capa de ozono como consecuencia de la emisión de ciertos gases industriales como los clorofluorocarburos (CFCs); trabajo que les hizo ganar el Premio Nobel de Química en 1985», según la UNAM.

Como parte de la investigación de los galardonados con el Premio Nobel de Química 1985, se descubrió la presencia de un agujero en la capa de ozono, a raíz del alto impacto de las actividades humanas, siendo los CFCs los principales responsables.

Los CFCs son gases que se pueden encontrar en los refrigerantes, los aerosoles, el aire acondicionado y como agentes espumantes para la fabricación de espumas plásticas, que al llegar a la atmósfera liberan átomos de cloro que destruyen al ozono.

Fue así como durante el protocolo de de Montreal en 1987, se emitió un acuerdo internacional donde los gobiernos de todo el mundo, se comprometían a disminuir las emisiones de CFCs a la atmósfera.

De acuerdo al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP, por sus siglas en inglés), «Si se mantienen las políticas actuales, se espera que la capa de ozono se recupere a los valores de 1980 (antes de la aparición del agujero de ozono): para 2040, en casi todo el mundo; en 2045, en el Ártico, y alrededor de 2066 en la Antártida. Las variaciones en el tamaño del agujero de ozono antártico, en particular entre 2019 y 2021, se debieron en gran medida a las condiciones meteorológicas».

Hoy se puede decir que, gracias a las investigaciones oportunas y el compromiso de los gobiernos del mundo, se está contribuyendo a la disminución de sustancias químicas que propician el cambio climático.

Así como se buscan nuevas estrategias en contra del cambio climático, como la reducción de gases de efecto invernadero y la eliminación del uso de combustibles fósiles. Sin duda alguna, falta un gran camino por recorrer, pero el hecho de saber esta excelente noticia, nos demuestra que las pequeñas acciones generan grandes impactos.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.