La mejor marca de aceite para cocinar, según la PROFECO

Muchos de los platillos que se cocinan en nuestro país y que forman parte indiscutible de nuestra gastronomía y riqueza cultural, deben ser fritos con algún tipo de aceite o en algunos casos por manteca de cerdo. Sin embargo, es recomendable reducir al máximo el uso de estos ingredientes para no favorecer la aparición de dislipidemias.

Se llaman dislipidemias al aumento de los lípidos en el cuerpo, como el colesterol y los triglicéridos. Cuando estos no se consumen de manera moderada ni balanceada, pueden favorecer la formación de placas de ateroesclerosis, que generan una obstrucción o estrechamiento de las venas y arterias por donde se transporta la sangre.

Seguramente cuando vas al super o en la tienda de abarrotes, te preguntarás cuál es la mejor marca de aceite para cocinar, de qué fuente debe ser o si el precio es el factor que va a determinar el que vas a elegir.

Créditos de imagen: PROFECO

Sabemos que estas preguntas se nos pueden pasar por la cabeza a varios por nosotros, por eso, en preocupación por nuestra salud y nuestros bolsillos, la PROFECO (Procuraduría Federal del Consumidor), ha realizado una serie de análisis sobre los aceites de cocina que hay en el mercado. Te compartiremos los resultados y cuál es el aceite que ellos nos recomiendan utilizar.

Estudio realizado

El análisis fue realizado por el Laboratorio Nacional de Protección al Consumidor, que se centró en estudiar los aceites tipo gourmet. En total fueron 32 productos analizados de los cuales, 9 de aguacate, 14 de ajonjolí, 2 de cacahuate y 7 aceites de uva.

Un dato muy importante en el que se hizo hincapié fue que los aceites vegetales no contienen colesterol dada su naturaleza. También se añadió información de las Normas Oficiales mexicanas que se utilizaron, para establecer los lineamientos de la evaluación.

Los puntos principales que se evaluaron como el punto de humo, índice de peróxido, información completa en etiqueta y que fueran auténticos.

Mejor aceite para cocinar

De acuerdo con los criterios empleados, la PROFECO determinó los aceites vegetales que cuentan con un punto de humo alto, por lo que son buenos para sofreír alimentos a fuego alto, dentro de esta categoría están los aceites de ajonjolí, cacahuate y soya. En el grupo de los aceites de humo medio que están recomendados pasa usarse a fuego medio o bajo, están los aceite de maíz y canola.

Otro de los rubros importantes que evaluó esta institución, fue el índice del peróxido que es un indicador para saber si un aceite vegetal tiende a volverse rancio, cuando estos no se almacenan en las condiciones adecuadas. La variedad con mejor puntuación fueron los de ajonjolí, de las marcas Inés, Del Moro y Family.

 

 

La institución también analizó la acidez libre que es otro parámetro que puede indicar la “vejez” de un aceite (por la misma razón de un mal almacenamiento). Aquí destacaron los aceites de aguacata, de las marcas Cate de Mi Corazón, aceite Iné y Acahuacatlán. Además de cumplir con los requerimientos de la normativa, no están adulterados.

Riesgos de quemar el aceite

Si el aceite es sobrecalentado o “quemado” puede llevar a la descomposición de sus propiedades nutritivas como la vitamina E y se pueden generar radicales libres. Los radicales libres se han descrito como agentes responsables de provocar envejecimiento prematuro, daño al ADN, a las membranas celulares y afectar la estructura de nuestros lípidos. Por estas razones se recomienda cocinar de manera eficiente.

Este estudio fue publicado por la PROFECO.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.