Cómo pulir la estufa fácilmente: trucos infalibles para déjarla brillosa

Cómo pulir la estufa.

La estufa es uno de los componentes principales en cocina, pues es ahí donde se preparan los alimentos. Por desgracia muchas veces suele lucir sucia y opaca, lo que desfavorece la vista de la cocina, por suerte existen una serie de recomendaciones con las que podrás pulir la estufa y dejarla totalmente reluciente. Si quieres conocer cómo hacerlo entonces toma nota porque a continuación te lo digo.

Nota

Antes de empezar, es muy importante que la estufa esté limpia para poder pulirla pues de lo contrario no funcionará y podría resultar contraproducente, recuerda remover muy bien toda la grasa para poder pulir de la manera adecuada. Recuerda utilizar algún paño de algodón o una esponja suave para pasar, pues de lo contrario podría rayarla y opacar el material, además de no utilizar productos agresivos.

Cómo pulir la estufa

Es hora de poner manos a la obra, pulir la estufa puede resultar bastante sencillo, ya que solamente necesitarás de dos ingredientes; el bicarbonato de sodio y el vinagre blanco. Estas dos sustancias son bastante eficientes para lograr pulir la estufa y además acabar con todas las manchas difíciles que pueda haber. Solamente tendrás que mezclar estos dos ingredientes hasta crear una pasta, después aplica sobre la estufa y deja reposar durante 20 minutos (no dejes pasar más tiempo pues podría dañarla) después de que el periodo de espera haya trascurrido debes retirar con ayuda de un paño limpio, de preferencia pasa haciendo movimientos circulares para un mejor pulido. Por último, enjuaga con otro paño limpio y seca para eliminar los restos de agua y evitar las manchas no deseadas. Verás que de esta manera la superficie de la estufa queda totalmente reluciente y como nueva.

Cómo pulir el vidrio del horno

Ahora que conoces la manera en la que puedes pulir la estufa para dejarla completamente brillosa y reluciente, también es apropiado saber cómo puedes pulir el vidrio del horno de la manera correcta. Para esto el sitio web de Armandhamer da las siguientes recomendaciones.

  • Mezcle en un tazón 1 cucharada de sal, 2 de agua y media taza de bicarbonato de sodio para hacer una pasta espesa y arenosa, con la consistencia del glaseado de pastel, agregando agua adicional 1/2 cucharada a la vez si es necesario. Esta receta hará suficiente para limpiar profundamente el piso de un horno. Triplique la receta si está haciendo la parte posterior, los lados, el techo y el piso del horno.
  • Retire las rejillas de su horno. Usando una espátula, cubra todas las superficies de metal o vidrio con la pasta. Cierra la puerta del horno y déjalo toda la noche en el horno frío. La pasta se endurecerá por la mañana.
  • Una vez que la pasta se haya endurecido, use la espátula de goma y toallas de papel húmedas y tibias para aflojar y limpiar el bicarbonato de sodio y la suciedad. Revelará la superficie original libre de manchas del horno debajo y su horno habrá pasado por un cambio de imagen extremo.
Comparte ciencia, comparte conocimiento.