El intrigante motivo por el que los astronautas no pueden beber alcohol en el espacio

La ingesta de alcohol es frecuente cuando se trata de celebraciones u ocasiones especiales, no olvidando que, el consumo en exceso de esta sustancia, puede ser nocivo para la salud.

Cuando pensamos en personas que no pueden consumir esta bebida, normalmente viene a nuestra mente, aquellas que son menores de edad, su religión se los prohíbe o simplemente, el sabor del alcohol no les agrada.

Sin embargo, te sorprenderá saber que los astronautas tienen prohibido ingerir bebidas alcohólicas durante sus misiones espaciales, y te diremos el por qué a continuación.

A pesar de que el alcohol ha sido parte de la historia del humano, desde hace décadas la NASA prohibió el consumo del mismo entre su equipo de trabajo, en especial a los astronautas que envían a la Estación Espacial Internacional.

Muchas personas pensarían que, como parte de la celebración del primer hombre en pisar la Luna o los interesantes descubrimientos en el planeta rojo, los astronautas podrían brindar con una copa de vino, pero, las consecuencias de ello podrían resultar contraproducentes.

Para poder conocer los motivos de las agencias espaciales  para prohibir la ingesta de alcohol, es importante saber el mecanismo de acción de esta bebida en el cuerpo humano.

Dentro del cuerpo, el etanol experimenta ciertas reacciones químicas, con la finalidad de poder ser metabolizado y posterior a ello, eliminado.

El proceso de metabolización consiste en transformar el etanol en acetaldehído y después a acetato, a través de 3 vías enzimáticas. Un consumo moderado de una sustancia alcohólica provoca que el sistema cardiovascular cause vasodilatación, enrojecimiento y acaloramiento de la piel y pérdida de calor, de acuerdo con un artículo.

En dicho estudio, los investigadores mencionan que también hay «cinco acciones básicas del alcohol sobre el sistema nervioso: euforia, desaparición de las desinhibiciones, descoordinación muscular y aumento del tiempo de reacción. La intensidad de cada uno de estos efectos corresponde a una relación directa con la cantidad de alcohol en la sangre, a su vez tiene una relación directa con la duración del consumo de alcohol».

En 1985, la Administración Federal de Aviación de EE. UU. llevó a cabo un estudio  en el que monitoreó si el consumo de alcohol en altitudes afectaba el desempeño de tareas complejas, al igual que se midieron las lecturas del alcoholímetro.

Como parte de la investigación, 17 hombres bebieron vodka a nivel del suelo, como en una cámara que simulaba una altitud de 12.500 pies (3,7 kilómetros). Después de la ingesta del alcohol, se les pidió que realizaran tareas que incluían cálculos mentales, seguimiento de luces en un osciloscopio con un joystick, entre otras pruebas.

En los resultados obtenidos, se pudo observar que no había un efecto interactivo del alcohol y la altitud, ni en las lecturas del alcoholímetro ó en las puntuaciones de rendimiento, lo que nos hace pensar, ¿entonces por qué no se puede tomar en el espacio?

La respuesta radica en que, «el uso de alcohol y otros compuestos volátiles está controlado en la ISS debido a los impactos que sus compuestos pueden tener en el sistema de recuperación de agua de la estación», de acuerdo con Daniel G Huot, portavoz del Centro Espacial Johnson de la NASA.

Este mismo motivo, hace que los astronautas no se les proporcione ningún producto como como enjuague bucal, perfume o loción para después del afeitado que contenga alcohol.

Y tú, ¿ya lo sabías?

Comparte ciencia, comparte conocimiento.